sábado, 30 de julio de 2016

Estamos en Guerra!!!!!, advierte el Papa en su viaje a Polonia


UN LLAMADO PARA ATENDER LOS CONFLICTOS OLVIDADOS

José María Poirier -Lalanne
Para La Nación

El diálogo interreligioso y el empeño por la paz entre los pueblos son, junto a su preocupación por los más pobres y excluidos, temas centrales del mensaje de Francisco desde el inicio de su pontificado. Siempre se refirió a los enfrentamientos que están ensangrentando la sociedad como a una nueva guerra mundial, en pedazos. Lo percibía en las "periferias del mundo", en los conflictos "olvidados" y en las persecuciones que obligan a miles a buscar refugio en otros países.
Jorge Bergoglio no quiere que se hable de guerras de religión, aunque haya elementos que permitan conjeturar el peligro amenazante de los fundamentalismos. Para él, el fundamentalismo es una suerte de herejía o de enfermedad que traiciona el mensaje más hondo y genuino de las tradiciones religiosas. Tampoco quiere hablar de inseguridad, sino llamar a las cosas por su nombre: sostiene que también hoy estamos en tiempos de guerra. Y las guerras, insiste, se originan en los más viles intereses.
Justo es reconocer, además, que en no pocos actos de desenfrenada violencia participan jóvenes resentidos y psicológicamente alterados. Por otra parte, desentrañar las razones de la guerra es una compleja tarea que no ignoraron grandes pensadores y auténticos líderes sociales en todos los tiempos, y se trata de un mal que acompaña a la historia. En el ámbito católico, con el memorable discurso de 1965 ante la ONU, se alzó la voz de Pablo VI: "¡Nunca más la guerra!".
Francisco es hoy una de las pocas figuras referenciales en el mundo, auténtico en su austeridad y en su decir sin vueltas lo que piensa. Advierte con severidad sobre la hipocresía de quienes pretenden ignorar el sufrimiento ajeno, sobre todo si está lejos, y sólo perciben la inseguridad cuando los alcanza. Hoy, en Polonia, rodeado de jóvenes de muchos países, espera que ellos "nos digan algo que nos dé un poco de esperanza en este momento".
El autor es Director de la revista Criterio


No hay comentarios: