sábado, 30 de julio de 2016

En momentos aciagos de la Historia de la Humanidad y en el que Francisco visita Auschwitz, las líneas recibidas de Helène Gutkowski, nos han conmovido profundamente. Las compartimos,


Queridos,
Les cuento, que la última barbaridad que ocurrió en Francia, el degollamiento de un sacerdote en una iglesia, me conmueve muy particularmente, me perturba… porque es en ese pueblo, St Etienne du Rouvray, que nació mi Tata, la salvadora de mis padres y de mi hermano.
Y debe haber sido en esa iglesia, ahora profanada, que Tata fue bautizada…
Fue en St Etienne du Rouvray que empezaron mis búsquedas de información relativa a Marie Alice Jacquot, hará unos 15 años. Yo suponía que era un muy pequeño pueblo, un típico entorno francés. Y aún recuerdo la sensación de extrañeza que me embargó cuando Salomón y yo ingresamos a St Etienne que de típicamente francés ya no tenía nada, por lo menos en esos dos kilómetros que recorrimos hasta llegar a la municipalidad. De ambos lados de esa calle, edificios y edificios, de estos que en francés se llaman HLM (construcciones populares para dar vivienda urgente a pobres e inmigrantes…),y caminando por esa calle… ningún Francés, solo personas con djilabas o con velos… y todavía recuerdo haber pensado que si Tata volviese a su pueblo, no lo reconocería…
Coïncidencias? Llamados de la historia?
Diferencias entre seres que se brindan para ayudar y salvar a desconocidos y otros… que sólo viven para matar a quienes son distintos de ellos !


No hay comentarios: