miércoles, 20 de julio de 2016

18 de Julio de 2016


Cristina C. de Lerner

El 18 de julio es un día que continúa conmoviendo a todos por igual: amigos parientes, desconocidos o conocidos de las víctimas, argentinos sin nombre pero con memoria, vecinos cercanos o más retirados, gente en fin.....
Nos habíamos creído que éramos un país alejado de los graves y sangrientos conflictos que siempre ocurrían en otras geografías más lejanas....
La explosión de la embajada de años atrás no nos había despertado del todo....
El odio y la muerte en una bomba que estalló, nos enfrentó con el dolor  que hoy sigue conmoviendo el corazón y anida en la indignación más profunda...
¿Quién  sino Dios es dueño de la vida? Quién sino el odio y la muerte entrelazados pueden ordenar y planificar la destrucción ?
En el predio de la Amia que recuerda a las víctimas yacen sueños, amores, proyectos, alegrías, dolores, memoria.... Por todos ellos y sus allegados elevamos una plegaria desde el corazón,  en la certeza del encuentro en la casa del Padre y decimos con el salmista:

"Desde lo más profundo te invoco Señor, ¡oye mi voz!
Estén tus oídos atentos a la voz de mi plegaria
Mi alma espera en el Señor y yo confío en su palabra....

 y uniendo nuestros pensamientos y nuestro corazón con las víctimas y sus familiares digamos desde el corazón las palabras del salmista:
" Yo  se que el Señor hace justicia a los humildes,  defiende los  derechos de los pobres,  y  los  justos  darán .gracias a su nombre....


No hay comentarios: