viernes, 18 de diciembre de 2015

Feliz Natividad del Señor!!!!!!

LA NAVIDAD DE UN CRISTIANO
Horacio Varela Roca

La fe nos viene de arriba e impregna nuestra vida: corazón, pensamiento y acciones.Es como la lluvia que empapa la tierra. 
Desde la experiencia de fe, Duccio di Buoninsegna, que vivió en Siena, Italia (1255-1319), nos habla de la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo.  Dejó su mirada en la Catedral de su ciudad, en el centro del altar mayor, unos pocos años antes de su muerte.
  

 ¿Qué nos dice?  A la izquierda nos habla el profeta Isaías que pronuncia:
Porque un niño nos ha nacido,
un hijo nos ha sido dado.
La soberanía reposa sobre sus hombros
y se le da por nombre:
“Consejero maravilloso, Dios fuerte,
Padre para siempre, Príncipe de la paz”.

Sobre la derecha, habla el profeta Ezequiel sobre la condición virginal de la Madre del Niño:
“Esta puerta permanecerá cerrada. No será abierta, y nadie entrará por ella, porque el Señor, ha entrado por ella. Por eso permanecerá cerrada”.

En el centro de la escena, están un buey y un asno en serena compañía.  Representan a los opuestos, que quedan reconciliados por la presencia del recién nacido.

Arriba, una estrella de ocho puntas, todo el cosmos allí presente, atrapa la mirada del Niño y lo cobija con sus rayos.

La Madre y su Niño están en la caverna, para iluminar la oscuridad del mal, para que toda noche de angustia y dolor se convierta en Nochebuena.

También el negro de la caverna indica, místicamente, la entrega del Padre, que al darse todo en su Hijo, es nada más que Silencio de amor.  Como dirá Jesús después: “El que me ha visto, ha visto al Padre”.

José, al costado, es un anciano, en el sentido más pleno de la ancianidad: un sabio.  Sus sueños son revelaciones, como la mirada de Duccio es una enseñanza sobre la Navidad.
Los pastores son hombres sencillos, entregados a su rutinaria labor, pero con el alma encendida, atenta.  Y cuando ven la señal, acuden. Llevan a sus ovejas, y también a un humilde perro, que llevan la presencia de todo lo viviente al espacio de salvación.

El Niño Dios, en el pesebre, está envuelto en pañales, como en una mortaja.  Abajo, dos parteras lo bañan sumergiéndolo en un cáliz.  Un anuncio de la muerte y resurrección, un misterio de amor y de servicio que nos conmueve.  Nuestra vida humana, sin excluir a nadie bajo ninguna circunstancia, se llena con la misericordia de Dios.  Para siempre, para siempre.

El Misterio se insinúa en el arco de círculo azul de la parte superior, un color que envuelve a la Virgen Madre como un manto de gracia, de compasión.  El Misterio de Dios se muestra con su característica principal: la ternura.

Los ángeles convocan a los cristianos a contemplar y rezar. ¿En favor de quienes se hacen estas oraciones y se celebra esta Festividad? “Paz a los hombres amados de Dios”.  ¿Quiénes?  Todos los hombres, mujeres y varones, de todas las edades, de todo el planeta, de todas las religiones, de todas las convicciones.  Nadie está afuera del amor de Dios.


Por esto, ¡Feliz Navidad!

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Saludos del presidente del ICCJ para 2015

Estimados miembros de la familia ICCJ, organizaciones asociadas, amigos y todos aquellos que trabajan en favor de construir entendimiento y solidaridad entre judíos y cristianos y entre todas las religiones,

Reciban un afectuoso saludo en ocasión de la llegada del Año Nuevo.
“El año 2015 ha comenzado con un horroroso escenario como lo son los trágicos eventos ocurridos en París. Estos ataques terroristas incluyen diversas dimensiones: geopolíticas, históricas, culturales, económicas, factores socio psicológicos y también, para nuestro pesar, algunos aspectos interreligiosos. Ciertamente es probable que en el futuro se produzcan similares actos de violencia.

Lo anterior es razón suficiente para que todos nosotros -los que nos dedicamos al mutuo entendimiento y a nutrirnos entre judíos, cristianos y musulmanes y todos aquellos que se identifiquen con éstas premisas – intensifiquemos nuestros esfuerzos. ¡Tenemos un relato positivo para compartir! Debemos esforzarnos por evitar que el discurso global quede completamente dominado por narrativas de hostilidad y temor” “………. quisiera compartir algunas reflexiones personales acerca del año 2015 y mi visión acerca de la fraternidad entre cristianos y judíos a la que estamos todos dedicados......”

Celebrando un histórico momento en las relaciones judeo cristianas

El año 2015 marca el cincuentenario de un hito en el contexto de las relaciones interreligiosas: la emisión – por parte del Concilio Vaticano Segundo- de su declaración acerca de la relación entre la Iglesia católica con las religiones no cristianas. Conocida con el nombre de Nostra Aetate (“En nuestro tiempo”) las dos palabras iniciales en latín que abren el texto, ciertamente no es el primer documento cristiano posterior a la Shoah que deplora el antisemitismo o que repudia la antigua acusación contra los judíos de ser responsables de la “Muerte de Jesús”. Nosotros, los que actualmente somos parte del ICCJ o cualquiera de sus organizaciones nacionales miembros y asociados, nos apoyamos sobre los hombros de un reducido número de pioneros -cristianos y judíos- que se reunieron en la ciudad Suiza de Seeliberg en el año 1947 para una “Conferencia de Emergencia sobre el Antisemitismo”. Esta reunión, que dio origen al ICCJ emitió su famoso documento “Dirigido a las Iglesias” que en Diez Puntos las llamaba (a las iglesias) a reformar sus enseñanzas acerca de los judíos y el Judaísmo. (Seguramente recordarán que el ICCJ conmemoró este hecho en Berlín en el año 2009 con la emisión de una importante declaración “Tiempo de Renovar el Compromiso: Los Doce Puntos de Berlin” misma que incluyó unos dilatados “Doce Puntos de Berlín” dirigidos tanto a cristianos como a judíos)….” “…..Nostra Aetate posee una condición de autoridad única como una expresión del magisterio de enseñanza de la comunidad cristiana más grande del mundo. Ella revolucionó profundamente las relaciones entre judíos y católicos. A su vez también entregó un mayor impulso a los esfuerzos interreligiosos iniciados en otras tradiciones cristianas e inspiró nuevas iniciativas para el diálogo entre las comunidades religiosas alrededor del mundo…….”.

Para conmemorar este histórico momento el ICCJ llevó a cabo su conferencia anual del 2015 en Roma.....”

¡Hay mucho para celebrar!

“…….Tan solo hace unas pocas décadas atrás había prominentes pensadores en ambas comunidades quienes abogaban que era imposible, o indeseable, para cristianos y para judíos hablar en un significativo modo religioso uno con el otro. Siglos de denigración y presión cristiana sobre los judíos inculcaron profundos mecanismos de evasión y sospecha entre ambos pueblos. Una potente suposición persistió en el sentido de que para que una tradición fuera legítima, la otra debía ser ilegítima. Ninguna de las dos comunidades imaginó que tenían mucho que aprender una de la otra.

En los umbrales del año 2015 esta situación ha cambiado sustancialmente en muchas partes del mundo. Al asumir el genuino aprecio por la santidad de la permanencia del pacto de vida judía con Dios, ellas han dejado a un lado las agendas de conversión de tiempos pasados. Al mismo tiempo, algunos judíos, participante en la gestación del diálogo interreligioso han vislumbrado la presencia Divina en las conversaciones con sus interlocutores cristianos. Así ambos, cristianos y judíos, se han ido dando cuenta que muchas ideas teológicas desarrolladas en el antiguo contexto de adversarios son cada vez menos útiles en la actualidad...”

¡Hay mucho trabajo por hacer!

Al comenzar el año 2015 viene a mi memoria la profunda observación del Cardenal Edward Idris Cassidy:

Orientémonos a considerar el futuro. Nuestro primer objetivo ciertamente debe ser seguir hacia adelante. Detenerse es correr el riesgo de ir hacia atrás…Nos rehusamos a permanecer amarrados al pasado por las cadenas que nos impiden construir un nuevo futuro, una nueva asociación entre judíos y cristianos, un futuro basado en la mutua confianza y el mutuo entendimiento.

1. Si bien todas las comunidades cristianas condenan oficialmente el antisemitismo, escenas de turbas protestando y violencia contra los judíos y sinagogas en diversos países en respuesta al conflicto militar del pasado verano entre Hamas y el Estado de Israel demuestran que un hábito de imponer la culpa colectivamente a todos los judíos en todas partes ha mutado desde sus orígenes cristianos hacia un mundo secular moderno. Este público despliegue de antisemitismos ha urgido al Comité Ejecutivo del ICCJ a extender su reunión semi anual en enero con el fin de llevar a cabo consultas con diversos expertos representantes de las organizaciones europeas miembros del ICCJ. Les agradeceré estar atentos al reporte que respecto de ésta reunión emitiremos en febrero próximo.

2. En un aspecto relacionado, el Comité Ejecutivo del ICCJ señaló lo siguiente en su declaración del año 2013: “Si creemos en un Dios vivo, debemos tener esperanza”.
Cuando hoy en día escuchamos a algunos cristianos decir que los judíos reclaman ser un “pueblo elegido” eso pone de manifiesto cuan demasiado pluralista es el Judaísmo en comparación el Cristianismo universal, o cuando otros cristianos identifican a los primeros oponentes a Jesús durante su vida terrena como “los judíos”, del mismo modo que “los judíos” son los enemigos de los cristianos Palestinos hoy en día, debemos preguntarnos si es que tantos siglos de estereotipos anti judíos y de teología de sustitución están encontrando una nueva expresión en el discurso político en lugar del discurso religioso. Al menos parece que hay una fijación cristiana con respecto al Estado judío y sus políticas, algunas de las cuales son de hecho legítimamente cuestionables. ... Tales declaraciones nos hacen preguntarnos si las personas judías -y ahora también el Estado de Israel- siguen desempeñando un papel negativo importante, incluso indispensable, en la teología cristiana como el perpetuo "otro".
De hecho, la polarización que los conflictos del Medio Oriente engendran sigue afligiendo a grupos de diálogo incluso cristiano-judíos que han prosperado durante décadas. Se agrava por el fanatismo islamófobo generalizado. Sin embargo, es la misión del ICCJ fomentar la conversación entre religiones, incluso sobre temas que dividen. Esta es la razón por la cual el ICCJ apoya, junto con un número de universidades, el proyecto de investigación: "Promesa, la tierra y la esperanza: judíos y cristianos Buscando Entendimiento para Permitir el Diálogo Constructivo sobre Cuestiones entre Israelíes y Palestinos", que se reunirá en Jerusalén en agosto de 2015. Estén atentos a futuras noticias al respecto.

3. Aún permanece una persistente tendencia tanto entre cristianos como entre judíos considerando como periférica la tarea de nutrir su, aún incipiente, nueva relación. Algunos sienten que al rechazar el fanatismo y siendo respetuosos han hecho lo suficiente con relación a los temas incluidos entre ambas tradiciones y cualquier futura reforma es innecesaria. Esta marginalización de la tarea de nutrir nuestra nueva relación permite que algunos judíos puedan descartar el cristianismo como así mismo tener sólo una relación distorsionada con el Santo Bendito Sea, mientras que los cristianos de ideas afines persisten en caricaturizar el Judaísmo (tal vez personificado en las personas de los fariseos o rabinos) como un legalismo sin corazón que poco le importa la gente. Tales ideas se pueden expresar litúrgicamente en las oraciones tradicionales y en letras de himnos y, para los cristianos, en la predicación de tergiversaciones de la profecía hebrea como fotográficas anticipaciones de Cristo o que reiteran casualmente polémicas que se encuentran en ciertos pasajes del Evangelio.

4. La perdurable influencia de nuestra trágica historia también es evidente cuando judíos y cristianos descuidadamente caen de nuevo en las actitudes negativas "por defecto" cuando el otro no es mantenido conscientemente en la mente. Me parece que va a ser un signo seguro de que nuestras respectivas teologías están verdaderamente promoviendo una buena relación entre nosotros cuando nos referimos consistentemente al otro- cristiano o judío- del mismo modo afirmativo cuando está ausente como cuando está presente.

¡El Cincuentenario de la Nostra Aetate es más importante que lo que será su Centenario!

Por estas y otras razones, creo fervientemente que el jubileo de la Nostra Aetate en el 2015 es una rara coincidencia que no puede ser desperdiciada por ninguna persona dedicada a profundizar la interacción entre cristianos y judíos. Esto es incluso más cierto ante el terrorismo y la violencia.

Un amigo mío, Msgr. Michael Carroll de la Arquidiócesis de Filadelfia, recientemente señaló que conmemorar este histórico hito del cincuentenario es más importante que lo que será cuando se conmemore el centenario. Él explicó que en el 2015 hay mucha gente que ha vivido este enorme mar de de los recientes enormes cambios que se han producido en las relaciones entre cristianos y judíos mientras que presumiblemente en el año 2065 no habrá nadie vivo con tal experiencia. Por ello nosotros somos más capaces de percibir cuán lejos hemos llegado como también cuánto camino aún nos falta por recorrer. La clase de aniversario que nuestros descendientes habrán de conmemorar en el año 2065 probablemente sea determinada en gran modo por nuestras actitudes en el 2015.

Con estas observaciones y reflexiones en mente les pido y exhorto a cada uno para que, por favor, trabaje local y nacionalmente en auspiciar ceremonias ecuménicas e interreligiosas creativas que puedan informar y elevar el espíritu de la gente, especialmente la juventud, dedicándose a promover el acercamiento entre cristianos y judíos en particular y la amistad interreligiosa en general. Consideren redactar declaraciones conjuntas que reflejen respeto y resolución. Compartan y únanse con el ICCJ en Roma desde el próximo 28 de junio al 1 de Julio del 2015 para explorar juntos los caminos que se desarrollan en nuestra jornada interreligiosa. ¡Que podamos luchar contra todas las noticias de conflicto interreligioso y el aumento de las persecuciones religiosas en el mundo con inspiradas celebraciones de un verdadero y trascendental giro hacia a la solidaridad interreligiosa!

¿Sabrán cristianos y judíos aprovechar ésta ocasión de la celebración del jubileo de la Nostra Aetate para intensificar los esfuerzos acerca de nuestras nuevas relaciones? ¿Sabremos honrar a los pioneros de las décadas post Holocausto aportando nueva energía al innovador trabajo que ellos iniciaron? ¿Nos ayudaremos uno a otro a desmantelar las teologías y los hábitos que fomentaron desdén y en su lugar construir juntos teologías de relaciones correctas? ¿Vamos a orar por la gracia de estudiar nuestras respectivas tradiciones como amigos que disfrutan aprendiendo uno del otro acerca del Santo Bendito Sea?

¡Sean estas nuestras resoluciones para el nuevo año 2015!


Dr. Philip A. Cunningham
Presidente del ICCJ
Saint Joseph's University, Philadelphia



lunes, 14 de diciembre de 2015

Invocación Religiosa del viernes 11 de Diciembre

 El arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, cardenal Mario Aurelio Poli presidió el viernes pasado  una invocación interreligiosa, en la Catedral Metropolitana, en la que le pidió a Dios que “atiende nuestros ruegos por la Patria, para que la sabiduría de los gobernantes y la honestidad de sus ciudadanos robustezcan la concordia y la justicia, y podamos vivir en la paz y el progreso constante”. 

“Imitar a Dios misericordioso es inclinarse ante los pobres, mirarlos desde abajo y no desde arriba. Los que no tienen voz, los que se caen del sistema, los más pequeños”, sostuvo. 

El presidente de la Nación Ing. Mauricio Macri, fue recibido en la explanada de la catedral por el cardenal Poli y el secretario general de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Carlos Humberto Malfa. 


Invocación religiosa

El Exmo. Sr. Presidente, Mauricio Macri, junto a todas las autoridades del Gobierno Nacional, elevó  una invocación religiosa en la que le pidió a Dios que él y su gabinete puedan ser “instrumento de concordia y de paz, para que practiquemos el diálogo y el respeto en el disenso y aceptemos la diversidad que incluye y enriquece”. 

“Renueva nuestra esperanza y nuestra confianza para que podamos consolidar con fe una comprometida con la verdad y la justicia. Te pedimos sabiduría y fortaleza para que guíen y acompañen a los gobernantes en la lucha contra los flagelos que afligen a los más vulnerables y desprotegidos, a sus familias y a toda la comunidad”, agregó. 

Tras la oración del primer mandatario, hicieron una invocación religiosa según sus creencias Monseñor Tarasius -Arzobispo Metropolitano de Bs. As y Exarca de Sud America-,  Rabino Abraham Skorka -Rector del Seminario Rabínico Latinoamericano-, Sheij Abdelnaby El Hefnawy - Centro Islamico de la Rca Argentina-, Agustín Marza -Pastor Anglicano-, y Jorge Gómez , Pastor Evangelico, Vicepresidente de Realaciones Externas-ACIERA-

Nuestra institución y la Mesa Interreligiosa del Diálogo Ciudadano-,  estuvo representada por Martha de Antueno, Presidente de la CAJC, María Grandoli,  Secretaria Ejecutiva, quienes estuvieron acompañadas por el Pastor Cesar Gogorza, de la iglesia luterana, Pbro. Omar Di Mario, por la Comisión de Ecumenismo y Diálogo Interreligioso de la Arquidiócesis de Bs.As,  Rabina  Graciela Grynberg, María Eugenia Crespo -URI-, Nancy Falcón -Centro Intercultural Alba-, Rabino Alejandro Avruj -Comunidad AMIJAI-, Dr. Norberto Padilla, ex Secretario de Culto de la Nación-, Rabino Daniel Goldman y Rabina Silvina Chemen -Comunidad Bet EL-, Mario Burman -OJDI-, Sr. Marco Gallo y Andrea Poretti  -Movimiento de San’t Egidio- y representantes de diversas comunidades religiosas.    

viernes, 11 de diciembre de 2015

Agradecemos con todo nuestro afecto al Sr. Presidente de la Nación,  Ingeniero  Mauricio Macri, el haber invitado a nuestra institución en las personas de Martha y Marita, a compartir con todas las religiones el día 11 de diciembre en la Catedral Metropolitana,  este momento tan trascendente para nuestra Patria.

jueves, 3 de diciembre de 2015

FELIZ FIESTA DE JANUKA


Januca: las políticas de la memoria y la diversidad de las fuentes
Dr. Daniel Fainstein
Universidad Hebraica, México

Januca, tal vez más que ninguna otra festividad judía, refleja como un calidoscopio en movimiento múltiples perspectivas y visiones acerca de lo que significa ser judío. Esto se debe entre otras razones a que es una festividad tardía, que no aparece en  la Biblia hebrea y a que  las fuentes sobre su origen y sentido son variadas y diversas.
La respuesta más popular sobre el porqué de su observancia radica en el milagro del aceite, tal como lo relata el Talmud:
“Cuando ingresaron los griegos  al santuario del Templo impurificaron todos los aceites. Cuando el reinado de la casa de los Hasmoneos, los vencieron y triunfaron sobre ellos, buscaron y no encontraron sino un solo recipiente de que estaba con el sello del sumo sacerdote .Este recipiente no  alcanzaba más que para encender solo por un día. Se produjo un milagro, lo encendieron y duró ocho días. Para los años siguientes establecieron que esos días serían festivos con alabanzas y loores a Dios”.(Tratado de Shabat 21b, Talmud de Babilonia ,siglo IV,e.c)
 Lo interesante de esta explicación es que es muy tardía- más de cuatro siglos después de los acontecimientos históricos, ocurridos hacia el año 168, a.e.c.
 La mayoría de las otras fuentes, más cercanas al momento de los hechos, mencionan otras razones para esta celebración.
En el Sidur, nuestro querido libro de oraciones, se incorpora en Jánuca el siguiente texto, al recitar en silencio la Amida (circa siglo III)
“Te agradecemos, Dios nuestro por la milagrosa liberación que concediste a nuestros padres en tiempos pasados, en esta fecha. En los días de Matatías, hijo de Iojanan, Sumo Sacerdote Hasmonaita, el tiránico poder de Grecia se levantó contra tu pueblo para que abandonasen la Tora  y la  violase. Más Tú, con Tu bondad, los sostuviste durante su angustia, asumiste su defensa y vindicaste su causa. Entregaste a los fuertes en mano de los débiles, a los numerosos en manos de pocos, a los malos en manos de los buenos, y a los arrogantes en manos de los que manan y practican Tu Tora. La salvación de Israel vieron las naciones, el mundo presenció Tu grandeza. Después entraron tus hijos al santuario y lo restauraron, encendieron luminarias en los atrios de Tu morada y consagraron los ocho días de Janucá, para cantar Tu grandeza y agradecer Tu Salvación.”
Aquí no se menciona el milagro del aceite sino el milagro de la supervivencia del pueblo judío  y el constante apoyo de divino, en su lucha contra los gobernantes seléucidas.
Las fuentes más cercanas a los acontecimientos son los libros de los Macabeos, dos de los cuales fueron incorporados en las Biblias católicas como parte del llamado Antiguo Testamento, pero fueron excluidos del  Tanaj, o Biblia Hebrea. Los motivos de esta exclusión son complejos pero podemos mencionar su datación tardía, cuando casi todo el canon Bíblico ya estaba en proceso de formación y la oposición de los rabinos a la dinastía de los Hasmoneos, es decir a los sucesores de los macabeos.
 Otra razón es que bajo el dominio romano, un libro que exaltara la lucha contra el gobernante pagano, era considerado “subversivo” y peligroso, por las trágicas consecuencias que los grupos judíos extremistas causaron en los levantamientos contra Roma  en el año 68 y que culminaría en la destrucción del Templo de Jerusalem en el año 70 y la rebelión de Bar Cojba en los años el 135-138 de nuestra era.

De todas formas en estos libros se comenta el porqué de la celebración de Jánuca sin mencionar el milagro del aceite:

“Judas y sus hermanos dijeron “Nuestros enemigos están vencidos; subamos pues, a purificar el lugar santo y a celebrar su dedicación. Se reunió el ejército y subieron al monte Sión. Cuando vieron al santuario desolado, al altar profanado, las puertas quemadas.....rasgaron sus vestidos, dieron muestra de gran dolor y pusieron cenizas sobre sus cabezas...Deliberaron sobre lo que había que hacerse con el altar de los sacrificios que estaba profanado. Con buen parecer acordaron demolerlo...Tomaron luego piedras sin labrar y construyeron un nuevo altar como el anterior....El día 25 del noveno mes llamado Kislev, del año 148 (diciembre de 164) se levantaron al romper el alba y ofrecieron sacrificios sobre el nuevo altar...El pueblo entero se postró en tierra y adoró y bendijo al Cielo que los había conducido al triunfo. Durante 8 días celebraron la dedicación del altar y ofrecieron con alegría holocaustos y el sacrificio de comunión y acción de gracias...Hubo grandísima alegría en el pueblo, y el ultraje inferido por los gentiles quedó borrado.”Libro de los (Macabeos I  4:36-39; 44-47; 52-58, siglo I a.e.c)
En el libro de los Macabeos II, se da otra razón del porqué de  esta celebración:
“Y ahora les escribimos para que celebren los días de la festividad de Sucot (desde el 2 día 25) en el mes de Kislev del año 188... “Aconteció que el mismo día en que el Templo había sido profanado por los extranjeros, es decir, el 25 del mismo mes que es Kislev, tuvo lugar la purificación del templo. Lo celebraron con alegría como en la Fiesta de Sucot, recordando cómo, poco tiempo antes, por la fiesta de Sucot, estaban cobijados como fieras en montañas y cavernas. Por ello, llevando  ramas hermosas  y palmas  entonando himnos hacia Aquél que había llevado a buen término la purificación de Su lugar de  residencia. Por público decreto y con el consenso de todos, prescribieron que toda la nación de los judíos celebrase anualmente aquellos mismos días”. (Macabeos II, cap 1:9 y 10:6-9. siglo I a.e.c)
Es decir que los judíos celebraron en el mes de Kislev la festividad de Sucot(Fiesta de las cabañas) que no pudieron celebrar en Tishrei, por que estaban ocupados peleando contra el enemigo.
El Talmud nos da una explicación adicional:
“Dijo Rab Janan Bar Raba: Calenda son ocho días después del solsticio, Satranoora  8 días antes del solsticio  (21-22 de diciembre. el sol se encuentra sobre el trópico de capricornio). Enseñaron nuestros sabios: Cuando vio el primer ser humano (Adán) que el día se hace cada vez más corto y disminuía la luz, se dijo: “¡Pobre de mí que por haber sido incapaz y haberme comportado mal ( o por descomponerse mi cuerpo) el mundo se oscurece para mí y retorna al caos. Esta es una muerte que se decreta desde el cielo!” Permaneció 8 días en ayuno y oración. Cuando vino el mes de Tevet y vio que los días comenzaron a hacerse más largos se dijo, así es la forma en que se maneja regularmente el universo. Fue y celebró 8 días  festivos. En los próximos años convirtió a estos días en festivos. Fueron instaurados para el cielo y para el culto de los astros.” (Tratado de Avoda Zara 8 a, Talmud de Babilonia)
 En esta fuente rabínica es el temor al caos primigenio y la oscuridad lo que promueve una ceremonia de encendido de luces, en la cercanía al día más corto del año.
El árbol de navidad con sus luces, y otras celebraciones en el hemisferio norte, están emparentadas con estas creencias e ideas muy arcaicas.
Jánuca es, como lo señala el estudioso de las religiones T. Gaster, la primera festividad que consagra  y celebra el derecho de un grupo a preservar su identidad religiosa y sus tradiciones.
Es la fiesta de la libertad religiosa y el derecho a la identidad propia.
 En un momento de intolerancia y violencia, donde grupos religioso son perseguidos por sus creencias, particularmente por parte del Islamismo radical revolucionario, es bueno reafirmar el derecho de cada persona y grupo, a servir a Dios a su modo (o no tomarlo en cuenta), respetando la diversidad, la consciencia y la dignidad de cada persona.
¿Cuál es la verdadera razón de la observancia de Jánuca?
La memoria colectiva judía nos presenta diversas alternativas y argumentos que pueden integrarse en un marco armónico o pueden seleccionarse alternativamente como “la razón” fundamental.
Lo que no puede faltar si queremos preservar nuestro legado histórico es el encendido de las velas en familia, con su magia y simbolismo que nos convocan a incluirnos en la fascinante historia del pueblo de Israel.
Presentamos algunas de las fuentes de Jánuca, para mostrar la riqueza de la tradición espiritual de Israel, que no se agota en  explicaciones simplistas, sino que incluye una multiplicidad de sentidos  para celebrar el triunfo del espíritu del pueblo judío en el mundo y su constante fidelidad a Dios.
 La lucha por sustentar el orden cósmico y la luz como símbolo de dicha celebración son claros e inspiradores.   El milagro es un fundamento de la fe y el estudio de las diversas fuentes de Jánuca nos señala que existen  numerosos milagros para celebrar, en las noches más largas del año en el hemisferio norte, por medio de la luz de nuestra esperanza.




martes, 1 de diciembre de 2015

La sabiduría de las religiones


En Valores Religiosos online – 24 de noviembre de 2015
Por: P. Ignacio Pérez del Viso, SJ

Nuestro superior general, el jesuita Adolfo Nicolás, visitó hace un mes varios países de África, como un anticipo del viaje del papa Francisco a ese continente, animados ambos por el mismo carisma de Ignacio de Loyola. A los sudaneses, el P. Nicolás los animó a redescubrir que el compartir cultural y el vivir en paz y armonía, están en la base de toda sociedad. En Uganda dijo que capacitamos a nuestros alumnos para ser excelentes ciudadanos, que sepan ayudarse unos a otros. En Tanzania manifestó que si la escuela es inter-religiosa, tanto mejor. Allí, en los colegios jesuitas, la mayoría de los alumnos y profesores pertenecen a diferentes religiones. Y plantó un árbol como símbolo de la esperanza compartida.

El superior general se apartó del esquema tradicional, el de enviar “misioneros” a esos países para convertir a los de otras religiones. Dijo: “A mí me causa una gran admiración el hecho de que cada cultura tiene su propia sabiduría. Nosotros necesitamos las sabidurías, las sabidurías en plural, del mundo para hacer nuestra vida y nuestro mundo un poco más habitable, un poco más humano”. Ya en la encíclica Fides et ratio, Juan Pablo II hablaba de una “sabiduría universal” que se manifiesta en todas las culturas, como en los antiguos libros de los Vedas, de la India. Esta afirmación no significa que todas las religiones sean iguales sino que los creyentes de todas las religiones poseen la misma dignidad de hijos de Dios, la misma libertad para practicar sus creencias, la misma posibilidad de enriquecer a la humanidad con su sabiduría particular.

El padre general, que pasó casi toda su vida en Japón y en otros países de Asia, afirmó: “Yo creo que se debería llegar a decir que el trabajo principal de los misioneros no es hacer conversos, no es necesariamente aumentar el número de cristianos, sino aprender de la sabiduría de otras tradiciones, -el Islam, el budismo o el sintoísmo o cualesquiera otras-, e incorporarlas al núcleo de la Iglesia. Necesitamos una nueva teología de la misión. Necesitamos integrar la sabiduría de otras tradiciones, y por eso una comunidad donde hay cristianos, musulmanes y budistas, etc., es una comunidad muy sabia. El extraer lo mejor de cada uno es contribuir al bien de todos”.

Los tradicionales misioneros cristianos van hoy a otros países, algunos de cultura muy desarrollada como la de Japón, para aprender la sabiduría de esos pueblos. Pero no pueden dejar de hablar con entusiasmo de su propia fe, lo que da pie a que algunos deseen compartirla y acompañarlos. Sin embargo, evitan toda forma de proselitismo. Como dice el padre general, “cuanto más internacionales lleguemos a ser, tanto más universales somos y tanto más capaces de contribuir al crecimiento de los demás”. A los novicios los exhortó a “reconocer que la sabiduría no les pertenece en exclusiva, sino que es patrimonio de toda la humanidad”.