jueves, 12 de noviembre de 2015

Plegarias que elevaron los líderes religiosos, en el Encuentro de Oración por la Paz, Espíritu de Asís, el pasado 27 de octubre en la Basílica San Francisco


Por el Catolicismo
Dra. Cristina Calvo
Padre bueno, te pedimos la fuerza y la luz de tu Espíritu para que nunca nos acostumbremos a las injusticias, a la exclusión y a las desigualdades, a la infantilización de la pobreza, a la corrupción y a la ilegalidad, a la explotación laboral, al tráfico y trata de personas, a todas las formas del crimen organizado, a la destrucción del planeta viviente que es nuestra casa común.
Meditemos un momento lo que que el Papa Francisco  dijo en Bolivia, este año, a los movimientos populares: “Me pregunto si somos capaces de reconocer que estas realidades destructoras responden a un sistema que se ha hecho global. ¿Reconocemos que este sistema ha impuesto la lógica de las ganancias a cualquier costo sin pensar en la exclusión social o la destrucción de la naturaleza? Si esto es así,  digámoslo sin miedo: queremos una transformación de las estructuras. Este sistema ya no se aguanta, no lo aguantan los campesinos, no lo aguantan los trabajadores, no lo aguantan las comunidades, no lo aguantan los Pueblos… Y tampoco lo aguanta la Tierra, la hermana Madre Tierra como decía San Francisco”.
Padre bueno, confírmanos en la certeza  que el escenario actual es una crisis que nos prueba, nos purifica… pero nos empuja hacia el comienzo de una nueva posibilidad de diálogo, de encuentro entre los pueblos, de renuncia a la violencia como instrumento de resolución de conflictos. Donde las razones no van a venir fundamentalmente de las doctrinas sino del encuentro personal, de la ternura, de la misericordia, de nuestra cercanía como seres humanos. El mal no puede tener la última palabra.
Danos un corazón libre para que con nuestro amor, nuestra comprensión, la globalización de la esperanza que nace de los Pueblos y crece entre los pobres, reemplace a esta globalización de la exclusión y de la indiferencia. 
Que así sea.


Por el Judaísmo

Rabina Arq. Graciela Grynberg

Dios Creador de toda la humanidad. En estos días en los cuales parece que muchos han perdido el rumbo, te pedimos nos ayudes a encontrarlo.
Hay tantos valores maravillosos que nos has regalado para que vivamos mejor. Uno de ellos es la justicia.

Bendícenos para que la justicia nunca falte en ¨el corazón de cada ser humano y que forme parte de nuestras vidas.
En el texto bíblico leemos: Justicia, justicia perseguirás¨.
Nuestros maestros se preguntaron porque la repetición de la palabra justicia.
Porque debemos buscarla con nuestras palabras y acciones, porque debemos buscarla una vez tras otra durante toda la vida, porque debemos buscarla con medios justos.}

Así como Dios  ama la bondad y la justicia, así nosotros debemos amarla.
Sobre tres pilares se sostiene el mundo, leemos en el Tratado de los Principios: la verdad, la justicia y la paz
Permítenos Señor del Universo que sea un pilar para nuestras vidas.

Sabemos que no hay futuro sin justicia.
Bendícenos para que nuestra sociedad, nuestro mundo sea más justo, más igualitario.
Bendícenos para que podamos ver la justicia en nuestras vidas y dejarles a nuestros hijos y nietos, un mundo digno de vos y que vos puedas sentirte orgulloso de tu Creación.

Amen



Agrupación Social, Cultural y Religiosa “Africanista y Umbandista” A.S.R.A.U Argentina

Lider  Espiritual
Oba Santiago Allegre
  
Dios, Zambi, Olodumare… siempre te pedimos e imploramos, hoy venimos para agradecerte.
 
Saludando y respetando las creencias de todos los representantes de distintas confesiones religiosas presentes.
 
Hoy es mi deseo transmitirles a todos la felicidad de nuestro Pueblo, nuestro pueblo siente una alegría enorme, y también nos sentimos  agradecidos, por esta razón agradezco la compresión de aquellos grandes líderes de todas las confesiones Religiosas, por entender de que la Fé no se cuestiona.

Creo que hoy es un nuevo gran paso contra la discriminación, creo que todos deberíamos estar juntos, porque es un momento donde el mundo tiene mucha hambre de Fé y Espiritualidad.

Nosotros los religiosos somos los encargados de transmitir que la fé en nuestro Señor, Dios, Zambi, Olodumare, donde todos aquellos que de una, u otra forma a través de las vivencias de la espiritualidad, podamos lograr esta paz que tanto nos aflige, esta paz que necesitamos tanto. Para que no haya más hambre, para que no haya más guerras

Por eso Dios, hoy nuestro pueblo te agradece, y agradece a esta gran Casa de San Francisco de Asís y a su representante por habernos recibido con todo el amor, porque Dios así lo quiere, porque hay que entender  que

 LA FE NO SE CUESTIONA. 

Amén – Saravá


Por los Pueblos Originarios
Sr. Sisquito Flores                                                                                    Kollasuyano Chicha

Por mis mayores que esperan este gesto de amor
Desde  el grito silencioso de los que no están
Desde la eternidad, por mis hermanos
Desde el corazón donde se resguarda este anhelo
Desde la historia aun manifiesta, de esta luz
Desde la naturaleza clamando nuestra paz
Desde esa común unión, como hijos de la tierra
Paz en mí, Paz en mi hermano, Paz en nosotros
Alegría por los que hoy tienen un sosiego de luz y de paz
Alegría por los jóvenes que acaban de llegar con su luz
-*-
LA Paz, me encuentre más firme cada día en este vértice de la vida. Desde donde elevare la palabra misteriosa de La Paz, la esperanza, por una sociedad más contemplativa y comprensiva, en armonía con el universo, celebrando especialmente nuestra unidad, como hijos de la misma Madre Naturaleza, Pachamama. Donde las heridas dadas a ella se expanden a nuestros sentimientos milenarios de firme comunión, a ese espíritu de gratitud sostenida desde siempre, hoy comprendida y demandada, como una necesidad, por todos sus hijos en la tierra.
La Paz, sea con nosotros y con nuestra Madre Naturaleza, porque en ella está contenida la vida, nuestras vidas, nuestra paz, nuestra armonía. Así sea el equilibrio entre nuestros sentimientos, nuestras necesidades y nuestra esperanza. Paz Hermanos, Paz Argentina, Paz generaciones presentes y futuras, Paz Madre Naturaleza, Paz Pachamama
Jallalla



Por la Iglesia Evangélica Luterana Unida
Pastor Dr. David Calvo
Padre, te agradecemos por tu obra creadora y por tu redención en Cristo Jesús, salvador nuestro. Rogamos hoy, unidos, por todos los que sufren el flagelo de la droga. Ten misericordia de ellos, como tu Hijo amado, nuestro Salvador, Cristo Jesús, quien enviado a "dar la libertad a los oprimidos", tuvo –según el testimonio de los evangelios- misericordia de las multitudes desorientadas y actuaba en favor de cuantos sufrían.
Espíritu Santo, ten misericordia de los que sufren  bajo la drogodependencia  para que reciban el perdón, la paz  y la salud plena. Tráeles, Señor, fortaleza ante el sufrimiento, esperanza ante el desaliento, y fe para orar con perseverancia, sabiendo que tú escuchas la oración y respondes con tu gracia, amor y misericordia. Bendice e ilumina el trabajo de cuantos los ayudan a desintoxicarse y a brindarles un nuevo rumbo parta sus vidas.
A los que trafican con drogas y traen muerte y destrucción a los demás, bríndales luz para transitar un nuevo camino  promotor de la vida. Da sabiduría a la justicia para enfrentar esta trama que lleva a la muerte y sabiduría a los gobernantes para brindar oportunidades de vida en salud para todos.
En el nombre de Jesús, que vive y reina contigo el Padre y con el Espíritu Santo, un sólo Dios en Trinidad de personas. Amén.


Por La  Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
 Sumo Sacerdote Hno. Maximiliano Masegosa

Nuestro Padre Celestial que estas en los cielos, estamos  muy agradecidos por este hermoso día que nos has dado hoy.
Agradecidos por esta oportunidad de poder estar entre Líderes Religiosos para poder aunar esfuerzos  y encontrar el bien común que es el amor.
En esta oportunidad principalmente quisiéramos  orarte y pedirte para que haya seguridad; que los responsables  que coordinan las fuerzas de seguridad de nuestro país y del mundo  entero puedan estar dirigidos  por  líderes inspirados, que  puedan sentir el amor verdadero  de Cristo.
Agradecemos también por habernos dado  la oportunidad de conocernos unos a otros en este día.

También te pedimos Padre que cada uno de nosotros podamos dirigirnos  a Ti, algún día, sino lo hemos hecho antes,  y pedirte no solo por la seguridad a nivel institucional sino por  la seguridad que necesitamos  como familia, seguridad ésta que solo se encuentra en la paz que trae el Espíritu, esta paz que en momentos de aflicción,  dolor,  miedo o desesperanza, nos hace sentir  seguridad.

Te pedimos que  todas las calamidades que ocurren en este mundo puedan mermar.

Te pedimos por caridad, porque nos des amor el uno hacia el otro,   y comprendamos  como nos enseña   El  Libro del Mormón”  libro que Los Santos de los Últimos Días   consideramos “Escritura Sagrada”  -Que si estamos al servicio de nuestros semejantes, estamos al servicio de nuestro Dios-.

Te pedimos todas estas cosas,  humildemente y agradecemos fielmente en el nombre de Jesucristo. Amen.  

No hay comentarios: