domingo, 15 de noviembre de 2015

Otro desgarro del alma


Consternación y desgarro del alma: apenas dos insignificantes palabras que intentan describir el horror que nuevamente baña de sangre a nuestra humanidad
¿Cuánto más será necesario atravesar para que los representantes de las naciones así como la ONU concienticen el pasaporte gratuito que grupos de salvajes fundamentalistas adquieren impunemente?
Hemos conocido y transitado innumerables veces, la trágica experiencia  que seres enceguecidos aprovechan nuestra discordia y diferencias entre los pueblos, así como utilizan el horror y crean terror para detener nuestras vidas petrificadas.
Oh, humanos de las naciones, despertemos!
No podemos seguir especulando la irracionalidad y la ceguera de los hombres
Tampoco caigamos en el facilismo y la soberbia  al plantearnos en contra de un pueblo o una religión específica. No debemos olvidar que muchos seres humanos, ellos de todas las confesiones del mundo, desean seguir construyendo puentes que nos alienten fraternidad,  buena convivencia y paz.
Que el paso de los meses no borre la conciencia que hoy hemos vuelto a tomar sobre la fragilidad de la vida y el despotismo e irracionalidad de puñados de grupos perturbados
Que el Altísimo nos dé Su manto de misericordia, de tranquilidad y confianza, pero develando nuestros ojos para sostener y construir la paz entre todos los pueblos.
Como nos han enseñado nuestros Sabios: Persigue la paz, y aférrate a ella...



Eduardo Daniel Levín y CD

No hay comentarios: