sábado, 12 de septiembre de 2015

SHANÁ TOVÁ 5776 Y UN AÑO DE PAZ Y DULZURA PARA TODOS!!!!

La CAJC , miembro del ICCJ, se une a los saludos enviados  por nuestro presidente Internacional,  que hacemos llegar a nuestros hermanos de la Comunidad Judía en nuestro País, en América Latina y en todos los confines del mundo.

ICCJ
Saludos para Rosh Hashaná
Dr. Philip A. Cunningham
Presidente ICCJ
Rosh Hashaná 5776 / septiembre 2015


Estimados miembros de la familia del ICCJ,
Judíos de todo el mundo se preparan para observar Las Altas Fiestas, Rosh Hashaná y Iom Kipur.

Estas Altas Fiestas,  también pueden inspirarnos reflexiones que se extienden a todos. El potencial enriquecimiento interreligioso,  me llamó la atención,  cuando leí recientemente los saludos de Año Nuevo del arzobispo Charles Chaput a nuestros vecinos judíos y amigos aquí,  en Filadelfia.
Describió maravillosamente estos momentos del calendario judío,  manifestando que,  es en  sí mismos, son un ejemplo notable de la comprensión que ha crecido entre nosotros, judíos y cristianos,  en las últimas décadas: "Durante estos días de reflexión y nuevo compromiso para hacer el bien, una persona tiene la oportunidad de mirar en su corazón, evaluar el nivel de integridad que encuentra, y evaluar la relación de uno con los demás. "
Mientras hablaba sobre el individuo, las palabras del arzobispo se pueden aplicar a las comunidades o naciones, para organizaciones con misiones específicas y avanzar en la amistad entre religiones. Mirando hacia atrás,  en el último año, ha habido muchos momentos edificantes para la familia ICCJ.

El Consejo Ejecutivo ha recibido numerosos informes de las iniciativas y desarrollos realizados y aún pendientes de muchas de nuestras organizaciones miembros.
Y allí estaba la muy rica conferencia anual del ICCJ en Roma. (Materiales de la cual se publicarán en breve.)
Lo más destacado, por supuesto, fue la bienvenida que todos recibimos en el Vaticano por el Papa Francisco y su enorme generosidad para saludar personalmente a cada uno de  los 260 participantes del  ICCJ.
Su mensaje para nosotros incluyó estas palabras edificantes:
“En la celebración del quincuagésimo aniversario de Nostra Aetate ... podemos expresar nuestro agradecimiento a Dios por todo lo bueno que se ha realizado en términos de amistad y entendimiento mutuo en estos últimos cincuenta años, ya que el Espíritu Santo ha acompañado a nuestros esfuerzos en el diálogo. Nuestra fragmentada  humanidad, la desconfianza y el orgullo,  se han superado gracias al Espíritu de Dios Todopoderoso, de tal manera que la confianza y la fraternidad entre nosotros han seguido creciendo. Somos verdaderamente amigos, hermanos y hermanas. Incluso con nuestras diferentes perspectivas, confesamos un solo Dios, Creador del universo y Señor de la historia. Y EL, en su infinita bondad y sabiduría, siempre bendice nuestro compromiso con el diálogo”.
Debemos, por tanto,  mantener estas palabras en nuestras mente ya  que,  hay que recordar y considerar  algunos acontecimientos negativos del pasado año. Numerosos ataques terroristas motivados por odio religioso se han producido en muchos países. La destrucción de lugares sagrados, algunos de inmenso valor histórico y  espiritual, han sido justificados con demandas absolutistas impulsados ​​por el fanatismo religioso y la necesidad de dominación. En los lugares y contextos sociales ampliamente variantes, los miembros de prácticamente todas las tradiciones religiosas,  han sido objeto de violencia. Mientras escribo esto, Siria, Libia y otros refugiados en gran número,  juegan desesperadamente con sus vidas y ponen en riesgos  los esfuerzos para alcanzar la seguridad y construir una nueva vida en Paz. La pérdida de vidas humanas, de niños pequeños, es desgarradora.
Dependiendo de las circunstancias, podemos sentirnos  impotentes, frustrados y desmoralizados y pareciera que nuestra visión de solidaridad interreligiosa cuenta  poco. Pero a medida que las  palabras de  Francisco nos ilustran, si leemos con atención, hay razones para la esperanza, tanto en el largo tiempo , como en las crisis inmediatas.
En el nuevo año judío 5776, vamos a intensificar nuestros esfuerzos personales y de grupo,  para trabajar juntos y ayudarnos mutuamente en traer SHALOM entre las familias religiosas de nuestro mundo y entre todas las personas en general, sin excluir a nadie.


L'shanah Tovah!
Philip A. Cunningham
ICCJ


President

No hay comentarios: