lunes, 21 de septiembre de 2015

Reflexión de IOM KIPUR




Gracias, Rabina Graciela Grymberg

Compartiendo una historia

Cuenta la historia que había un judío piadoso que, todos los años, para Iom Kipur, hacía su vidui (confesión) y se debatía preguntándose por qué no había sido capaz de comportarse lo suficientemente bien durante el año.

Finalmente, decidido a mejorar definitivamente, encaró un ambicioso proyecto: evitar cometer cualquier desliz y completar el año en tal estado de pureza que resultase innecesario confesarse. Se trataba de un desafío mayúsculo: cometer un error es tan fácil como errar al disparar una flecha: ¡el blanco es tan pequeño!

Temeroso de cometer alguna injusticia en su trabajo, lo dejó y vivió austeramente de sus ahorros.
Para asegurarse que no dañaría inadvertidamente a ningún ser vivo, por pequeño e invisible que fuere, se recluyó en su casa.
Deseoso de evitar cualquier falta hacia sus semejantes, evitó el contacto con otras personas –salvo el imprescindible durante los rezos, en los que era acompañado por nueve amigos que completaban su minián. Redujo al mínimo su comida y bebida, y sostuvo durante doce meses un estado de retiro casi absoluto.

Cuando llegó el siguiente Iom Kipur, comprobó con satisfacción que había logrado cumplir su propósito, y que nada ni nadie había sido capaz de distraerlo de su plan. A la hora del vidui, cerró su Majzor y se dispuso a escuchar las confesiones de los demás con la tranquilidad de quien tiene su conciencia libre de toda culpa.

En lugar del coro de “Ashamnu, bagadnu…”, escuchó otra voz que le decía:
“Deberías redoblar tus confesiones”. 
“¿Acaso no he evitado todo mal?” se preguntó sorprendido, “¿en qué pude haber errado?”.
“No erraste con ninguna de tus flechas porque te negaste a lanzarlas. Cometiste, así, el peor de los pecados al evitar el desafío de vivir”.



Vivir es saber que como seres humanos tenemos virtudes y defectos,  que nos equivocaremos y que también habrá cosas que haremos bien, siempre y cuando no evitemos el desafío de vivir.

No hay comentarios: