jueves, 21 de mayo de 2015

Nuevamente este año coinciden las Fiestas de Shavuot y Pentecostés.

Les acercamos unas pequeñas reseñas de las fiestas esperadas para  reflexionar y seguir aprendiendo juntos.


                                                                     S H A V U O T 

 En el judaísmo se prevalece la acción por sobre la fe, ya que la adhesión a las leyes y mandamientos de la Torá (Pentateuco) nos llevan indefectiblemente a la fe.
 Shavuot es la festividad que celebra la entrega de la Torá, en hebreo: “zmán matán Toraténu”. Enlazando Pesaj (Pascuas) y Shavuot, aprendemos que el valor de la libertad depende de lo que hagamos con ella; que debe nutrirse del bien, de la justicia y de la rectitud. “La libertad tiene sentido cuando la ejercitamos para construir el mundo, la sociedad y el hombre".
 La relación existente entre Pesaj y Shavuot nos indica que ser libres implica, fundamentalmente, poder elegir. Como seres humanos poseedores del libre albedrío, disponemos de la Torá como guía, enseñanza, orientación e inspiración en cada uno de los momentos de nuestra vida.  En el monte Sinai se inició la entrega de la Torá. La recepción, en cambio, es permanente en cada generación, ya que, como está escrito, “…Es árbol de vida para los que se acercan a Ella".
Lic. Daniel Levín
Link con material alusivo a la festividad de Shavuot, perteneciente al Seminario Rabínico Latinoamericano:



PENTECOSTESEl Espíritu da Vida

“Al atardecer del ese mismo día, el primero de la semana, estando cerradas las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, por temor a los Judíos, llego Jesús y poniéndoseen medio de ellos, les dijo: "La paz este con ustedes”. Jn 20, 19
Los discípulos temerosos, por el enfrentamiento con las autoridades judías, permanecían encerrados. Habían experimentado la alegría de Jesús Resucitado. Les da la paz, Shalom, cuya raíz también refiere a la palabra "shalem", que quiere significar "completo", "íntegro". A pesar  de ello las palabras "armonía" y "serenidad" , confluyen en el deseo de Shalom que realza la calidad y el significado de vida. Jesús anima a sus seguidores a ir y  anunciar "la Buena Nueva"
Los envía a la misión: “Como el Padre me ha enviado, así también los envío yo”. Y sopla sobre ellos. Les da el Espíritu Santo, que es como una nueva creación. La Iglesia nace por la fuerza del Espíritu.
Pentecostés, cincuenta días después de la Pascua, marca el nacimiento de la Iglesia. Es la garantía que Dios conduce a su Pueblo, con ese espíritu de verdad y de libertad.
El Espíritu nos hace hijos de Dios, viviendo la libertad y comprometiéndonos a luchar contra toda injusticia y corrupción. Buscando la armonía en la humanidad dividida. Sólo la fuerza del Espíritu de Dios hará posible una comunidad nueva, fraterna, reconciliada.
Los discípulos transforman su vida. Ya no sienten temor, sino que se convierten en una comunidad profética, abierta a toda la humanidad.Y ello nos deja  como enseñanaza que hoy, en "nuestro aquí y en nuestro ahora", debemos cada uno de sus seguidores proceder del mismo modo.

María Grandoli


No hay comentarios: