lunes, 27 de abril de 2015

El Vaticano afirma que el diálogo con los musulmanes es hoy más necesario que nunca


 Miercoles 22 Abr 2015 | 12:17 pm
Ciudad del Vaticano (AICA):


“Los acontecimientos de los últimos tiempos hacen que muchos nos pregunten: ‘¿Hay todavía espacio para el diálogo con los musulmanes?’ La respuesta es: sí, más que nunca”. Así comienza la declaración publicada por el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso. 

Texto de la Declaración
“Los acontecimientos de los últimos tiempos hacen que muchos nos pregunten: ‘¿Hay todavía espacio para el diálogo con los musulmanes?’. La respuesta es: sí, más que nunca. 

En primer lugar, porque la gran mayoría de los musulmanes no se reconoce en la barbarie a la que asistimos. 

Por desgracia, hoy en día la palabra "religión" se asocia a menudo con la palabra "violencia"; en cambio los creyentes deben demostrar que las religiones están llamadas a ser portadoras de paz y no de violencia. 

Matar, invocando una religión, no es sólo una ofensa a Dios, sino también una derrota para la humanidad. 

El 9 de enero de 2006 el papa Benedicto XVI, dirigiéndose al Cuerpo Diplomático y hablando sobre el peligro del choque de civilizaciones y, en particular, del terrorismo organizado, afirmó: “Ninguna circunstancia puede justificar esta actividad criminal, que llena de infamia a quien la realiza y que es mucho más deplorable cuando se apoya en una religión, rebajando así la pura verdad de Dios a la medida de la propia ceguera y perversión moral”. 

Por desgracia, en los últimos días asistimos a una radicalización del discurso comunitario y religioso, que lleva aparejado el riesgo de un aumento del odio, de la violencia, del terrorismo y de la creciente y banal estigmatización de los musulmanes y de su religión. 

En este contexto, estamos llamados a fortalecer la hermandad y el diálogo. Los creyentes constituyen un formidable potencial de paz, si creemos que el hombre fue creado por Dios y que la humanidad es una sola familia y, más aún, si consideramos, como cristianos, que Dios es Amor. 

Seguir dialogando, incluso cuando se experimenta la persecución, puede convertirse en signo de esperanza. No es que los creyentes quieran imponer su visión de la persona y de la historia, sino proponer el respeto de las diferencias, la libertad de pensamiento y de religión, la protección de la dignidad humana y el amor a la verdad. 

Debemos tener el coraje de replantearnos la calidad de la vida familiar, los métodos de enseñanza de la religión y de la historia, el contenido de los sermones en nuestros lugares de culto. Sobre todo la familia y la escuela son las claves para que el mundo del futuro se base en el respeto mutuo y en la fraternidad. 

Uniendo nuestra voz a la del papa Francisco decimos: “Por tanto, la violencia que busca una justificación religiosa merece la más enérgica condena, porque el Todopoderoso es Dios de la vida y de la paz. El mundo espera de todos aquellos que dicen adorarlo, que sean hombres y mujeres de paz, capaces de vivir como hermanos y hermanas, no obstante la diversidad étnica, religiosa, cultural o ideológica (discurso en Ankara, 28 de noviembre 2014)”.+

viernes, 24 de abril de 2015

Significativo encuentro entre los Rabinos Europeos y el Papa - Lunes 20 Abril 2015


Ciudad del Vaticano (AICA) “Por primera vez una delegación de la Conferencia de Rabinos Europeos, que preside el rabino Pinchas Goldschmidt, se encontraron en el Vaticano con el Obispo de Roma. 


El papa Francisco, que los recibió esta mañana manifestó su alegría por este acontecimiento y, al mismo tiempo, les dio el pésame, que hizo extensivo a la comunidad judía de Roma, por la muerte, ayer domingo 19 de abril, del ex gran Rabino de Roma, Elio Toaff, “hombre de paz y diálogo” que dio la bienvenida el papa san Juan Pablo II en su histórica visita a la Gran Sinagoga de Roma en abril de 1986. Por ese motivo, el actual rabino jefe de Roma, Riccardo Di Segni, no estuvo presente en el encuentro. 

En el discurso que dirigió a la delegación, el Papa subrayó que el diálogo entre la Iglesia católica y las Comunidades Judías continua su curso desde hace medio siglo y que el 28 de octubre se celebrará el quincuagésimo aniversario de la Declaración Conciliar “Nostra Aetate” que sigue siendo el punto de referencia de todo esfuerzo en esa dirección. 

“Con gratitud al Señor -dijo- pensamos en estos años alegrándonos por los progresos conseguidos y por la amistad que, mientras tanto, ha ido creciendo entre nosotros”. 

“Hoy, en Europa -prosiguió- es cada vez más importante resaltar la dimensión espiritual y religiosa de la vida humana. En una sociedad cada vez más marcada por el secularismo y amenazada por el ateísmo, se corre el riesgo de vivir como si Dios no existiera. El hombre siente a menudo la tentación de tomar el lugar de Dios, de considerarse el criterio de todo, de pensar que puede controlar todo, de sentirse autorizado a usar todo lo que le rodea según su arbitrio. 

En cambio, es muy importante recordar que nuestra vida es un don de Dios, y que a Él debemos confiarnos y dirigirnos siempre. Judíos y cristianos tienen el don y la responsabilidad de contribuir a mantener vivo el sentido religioso de la humanidad de hoy y de nuestra sociedad, dando testimonio de la santidad de Dios y de la vida humana: Dios es santo y sagrada e inviolable es la vida que nos ha dado”. 

Francisco manifestó su preocupación por las tendencias antisemitas y algunos actos de odio y violencia en la Europa actual y afirmó que “todo cristiano debe deplorar firmemente cualquier forma de antisemitismo, expresando su solidaridad con el pueblo judío”. 

También recordó que hace poco se conmemoró el 70 aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz, “donde se consumó la gran tragedia de la Shoah. La memoria de lo sucedido, en el corazón de Europa -afirmó- debe ser una advertencia a las generaciones presentes y futuras. Igualmente hay que condenar, en cualquier otro lugar, las manifestaciones de odio y de violencia contra los cristianos y contra los fieles de otras religiones”. 

“Queridos amigos -concluyó- Les doy las gracias de todo corazón por esta visita, muy significativa. Les deseo lo mejor para sus comunidades, asegurando mi cercanía y mi oración. Y, por favor, no se olviden de rezar por mí. ¡Shalom Alechem!”.+



Nuestra Institución expresa sus condolencias a toda la Comunidad Judía por el fallecimiento del Rabino Jefe de Roma, Elio Toaff, fallecido a los 99 años.

 Caminos Religiosos-Información para el Diálogo.
El lunes 20 de abril el Papa Francisco envió una carta al Rabino Jefe de la Comunidad Judía de Roma, Riccardo Di Segni, con motivo del fallecimiento de su antecesor en ese cargo, el Rabino Elio Toaff, fallecido el pasado domingo a los 99 años. 
“Le expreso mi sentida participación en el luto de los familiares y de la entera Comunidad Judía de la capital por el fallecimiento del Rabino Elio Toaff, que fue durante mucho tiempo guía espiritual de los judíos de Roma. Protagonista de la historia judía y civil italiana de las últimas décadas, supo conquistar la estima y el aprecio de todos por su autoridad moral unida a su profunda humanidad. Recuerdo con agradecimiento su compromiso generoso y su sincera disponibilidad por la promoción del diálogo y de las relaciones fraternales entre judíos y católicos que tuvieron un momento significativo en su memorable encuentro con san Juan Pablo II en la sinagoga de Roma. Elevo oraciones al Altísimo, rico de amor y fidelidad para que lo acoja en su reino de paz”.


jueves, 23 de abril de 2015

Centenario del Genocidio Armenio - Buenos Aires

No dejemos de escuchar estas campanadas el jueves 23 de abril, pero también sepamos que nos quieren decir dentro del corazón de cada uno de nosotros. Que ellas nos hagan reflexionar sobre el genocidio perpetrado contra el Pueblo Armenio y que estas reflexiones nos hagan pensar cuanto debemos comprometernos para que estos terribles acontecimientos del siglo XX no vuelvan a repetirse jamás........ni contra el Pueblo Armenio ni contra ningún pueblo que habita nuestro planeta!
Marta de Antueno
100 campanadas” en todo el mundo en homenaje al centenario del Genocidio Armenio
El jueves 23 de abril a las 19.15 horas de Armenia (12.15 del mediodía de Argentina) todas las iglesias del mundo harán sonar sus campanas cien veces en conmemoración de los cien años del Genocidio Armenio, que se cumplen exactamente un día después.
Las campanadas se oirán en todo el mundo cuando finalice la ceremonia de beatificación del millón y medio de víctimas de esa masacre que será realizada en Etchmiadzín, Santa Sede de la Iglesia Apostólica Armenia, ubicada cerca de la capital Armenia, Ereván.


Las iglesias de las ciudades del mundo donde hay colectividades armenias, incluidas todas las de Buenos Aires, harán sonar “cien campanadas” al unísono, en lo que será un instante de recordación y duelo muy emotivo para la comunidad Armenia internacional.

Celebración 80º aniversario de la Bandera de la Paz 8 de abril de 2015 Plaza de Mayo cerca de la Catedral Metropolitana


 El 8 de abril a las 10 de la mañana, en el marco del 80º aniversario de su creación, se izó por primera vez la Bandera de la Paz en la histórica Plaza de Mayo, frente a la Catedral Metropolitana, el  Cabildo, la Casa Rosada y  el Olivo de “FRANCISCO”, en un conmovedor encuentro organizado por  Mil Milenios de Paz (MMP), y la Subsecretaria de Gestión Educativa y Coordinación Pedagógica del Ministerio de Educación del   Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos AiresCon la presencia de numerosas autoridades y lacolaboración de la Confraternidad Argentina Judeo Cristiana, comenzó el acto con  una plegaria interreligiosa que elevaron el Pbro José de San Martín, el rabino Ari Bursztein y el ingeniero Augusto Kumvich, en representación de la fe musulmana.Agradecemos a  Inés Palomeque, presidente y Alma Mater de Mil Milenios de Paz por el trabajo que realiza en pos de la Paz .Representantes de diversos colegios y  público en general se dieron cita en tan importante acto.

jueves, 2 de abril de 2015

Jag Sameaj Pesaj !!!!!! Feliz Pascua de Resurrección!




HAG SAMEAJ PESAJ!!!!!!!!!!

Rabino Sergio Bergman

Itongadol.- ¿Quién no tiene dulces recuerdos de una noche de Seder? Las comidas típicas, el olor, el sabor, los colores que condimentan una vida y no sólo una mesa. Sin embargo, Pesaj es una festividad que no se agota en el recuerdo sino en la acción liberadora.
Llamamos acción liberadora desde nuestra visión religiosa liberal, a una acción espiritual que lejos de estar vinculada a acciones políticas pretende unir la fe con el testimonio de una realidad concreta que nos compete. El Seder y la celebración fueron y son sumamente importantes, no sólo para Pesaj, sino que a partir de Pesaj, tengamos y hagamos de este año, un año pleno de compromiso de ser activos agentes liberadores.

Los símbolos de la tradición son medios y no fines en si mismos, por intermedio de los cuales mediatizamos una acción concreta que intenta modificar modesta y parcialmente una realidad cotidiana, en la que lo judaico no es ajeno o distante. 

Vivir judaicamente desde esta concepción, implica una constante actitud hacia la vida, distante de la repetición y cercana a la búsqueda de sentido que se activa en el vivir en Comunidad. Pesaj es el recuerdo de nuestra liberación como pueblo. Es un pilar fundante de la memoria colectiva que nos prescribe que nosotros fuimos liberados y que salimos de Egipto en cada generación. 

A pesar de esta celebración del recuerdo, Pesaj no sería completo si se agota sólo en este aspecto de recuperación del pasado. Pesaj orienta el pasado, lo proyecta, lo renueva en la acción del presente que deberemos realizar a fin de ser liberadores y liberados a partir del espíritu trascendente que Di-s nos significa. Salir del Egipto de nuestra generación, significa vivir activamente en compromiso por un sentido judaico de nuestras existencias.

Celebramos en estos días la redención como memoria y la comprometemos como presente, en la obra de nuestro ser. Redención judía, por la celebración del éxodo en el que cada generación debe verse saliendo de Egipto hoy como ayer, liberándose de las actuales opresiones y velando por la libertad del ser humano; fiesta de la primavera para un nuevo renacer en la imagen y semejanza de lo divino y en la bendición del suelo que dé sustento a nuestro ser.

Estas Pascuas, tan judías y tan cristianas, tienen la celebración común de lo mesiánico. Implican redimir el mundo y lo humano en imagen y semejanza de lo divino. Son una celebración del tronco común judeocristiano, en el que podemos ver la raíz profunda que compartimos, mas allá de las ramas que dieron diferentes frutos para una misma cosecha, la de la gran familia que somos.

Juntos rezamos y trabajamos por hacer mesiánico un nuevo tiempo donde el amor, la justicia y la paz nos encuentren celebrando como hermanos.





FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!
P. Tony  Fidalgo CSsR. Roma 2015
                       

Semana santa – Pascua de Resurrección
«El primer día de la semana… aún no habían entendido aquel pasaje donde se dice que tenía que resucitar de la muerte»
Semana santa, días para transitar, atravesar y, por sobre todo, para habitar y ser habitados. El Misterio de la Vida se bate casi a duelo con el misterio de la muerte; El pesimismo más craso con la esperanza más lúcida y tenaz; El egoísmo autorreferencial con la donación comunional; La alianza de las iniquidades más retorcidas con el amor más libre y gratuito jamás visto.
Dolores propios y ajenos, desilusiones, traiciones, impotencias se agolpan en el calvario cotidiano, resuenan voces de rencores, odios, risas socarronas y ensañamientos varios. Pero detrás, como un aliento inquebrantable, surge la voz agónica y creyente, que es capaz de decir, casi al mismo tiempo, «Padre, aleja de mí esta hora» «Padre que se haga tú voluntad y no la mía»; la voz profunda del amor, ese que siempre da lugar al perdón «Padre perdónalos porque no saben lo que hacen»; la voz de la confianza que en la duda sigue apostando por lo que siempre fue su credo «Padre por qué me has abandonado» «en tus manos encomiendo mi espíritu». De este drama, hacemos memoria, esta vía es la que queremos aprehender a transitar, a habitar.
Muerte y Resurrección, triunfo de la vida sobre la muerte, del bien sobre el mal. Una realidad y una promesa. Una nueva forma de entender y de encaminar la historia. El primer día de la nueva semana se ha abierto, estamos en él, este es nuestro tiempo oportuno para descubrir que la historia ha abierto sus entrañas a una novedad sin límites ni retaceos. Pero, ¿hemos comprendido qué significa esto? ¿Será que aún estamos «en tinieblas», será que no creemos en verdad en la fuerza transformadora de la presencia nueva del Dios de la Vida en nuestras vidas de cada día?
Tiempo de conversión, de redención, de liberación, para sanar, soltar, y dar algún que otro paso nuevo de amor y de libertad. Cada uno/a, en familia y en comunidad, tomemos consciencia y decidamos cuál paso dar, no será todo, pero será algo que se suma a la fuerza inquebrantable de la vida nueva que no se resigna a ser traicionada. 
¿Traición más muerte o Comunión más vida? Hagamos memoria, celebremos, pero dejemos que el Misterio nos habite tan hondo que seamos capaces de habitar de otro modo esta nuestra historia peregrina. Mamá María, virgen de los dolores y madre de la esperanza, sostenga nuestro andar y nos ayude a celebrar y proclamar con gestos concretos la Pascua de resurrección. 
¡Feliz Pascua! Un gran Abrazo, cariños y bendiciones,