miércoles, 15 de octubre de 2014

FALLECIMIENTO DE, UN REFERENTE DEL DIALOGO ENTRE JUDÍOS Y CRISTIANOS, PADRE, JOSÉ GALLINGER, SVD


El 13 de octubre por la mañana, falleció en el Hogar San Javier de Rafael Calzada, Buenos Aires, nuestro querido P. José Gallinger, SVD. Se hace muy difícil resumir en pocas líneas toda una vida consagrada a su Ministerio y toda la obra que nos legara durante sus setenta años de sacerdocio. De enorme formación bíblica y teológica, supo reconocer los signos de los tiempos e ir adecuando su accionar a las necesidades y realidades de las personas que acudían a él en busca de consejo, formando laicos comprometidos con el mensaje evangélico durante su extensa y fructífera vida. . Reinaldo Zbrun SVD, expresa “Esta expresión: signos de los tiempos, cobró dimensión en la Iglesia desde el corazón profético del Papa Juan XXIII, al convocar el Concilio Vaticano II, y al animarlo en la primera sesión. Esa expresión programática es del Evangelio y su veta profética ha guiado al Pueblo de la Primera Alianza. Y para nosotros, hoy, el ejercicio anual “En Palabras y Obras”, asume el desafío….”
A casi 50 años de la firma de la Declaración de “Nostra Aetate” -28 de octubre de 1964-, el P. José vive “su Pascua”, luego de haber podido percibir que el trabajo que realizara diera frutos. El reconoció enfáticamente que el pensamiento de los Padres conciliares, debía “hacerse obra”, transformarse en un accionar para florecer entre su feligresía, entre ellas las relaciones entre judíos y católicos y comenzó a trabajar en esta línea junto a su gran amiga y colaboradora, la Hna Alda, nds, en el seminario para laicos que fundara , precisamente en 1964, cuando lanza un desafío inspirado en el Concilio Vaticano II: resurgir el valor de la misión de de los laicos en la Iglesia y profundizar la relación con el Pueblo de la Alianza.
Querido Padre José Gallinger, quienes fuimos tus alumnos y discípulos en aquel primer grupo que formaste para trabajar este tema, te estaremos agradecidos por siempre, porque abriste nuestra mente y nuestros corazones hacia un horizonte que no conocíamos, porque fuiste quien nos hizo comprender que los seres humanos nos debíamos amar unos a otros como iguales, hijos de un mismo Padre, porque junto a ti aprendimos que nuestro Redentor fue un niño judío, hijo de una virgen judía, respetuoso de las leyes de su Pueblo.
Como expresara Dominique de La Maisonneuve, en su libro “El Judaísmo”, Ciudad Nueva, 2004, traducido por Martha Bauchwitz, nds, “….la iglesia no prestó demasiada atención a la proclamación del evangelista Juan : “La salvación viene de los Judíos”. Acaso para los cristianos ¿la salvación no viene de Jesucristo? Esta aparente contradicción solo puede entenderse a partir de un mejor conocimiento del Judaísmo” y tú querido P. José tuviste el coraje y la pasión de hacernos comprender lo incomprensible.
Que descanses en Paz Junto al Señor y María y que tu Memoria sea Bendita.

No hay comentarios: