lunes, 22 de septiembre de 2014

Ponemos en conocimiento de todos nuestros amigos/as, las palabras recibidas del Presidente del Congreso Internacional de Judíos y Cristianos - ICCJ-,-nuestra organización Paraguas-, DR. Philip A. Cunningham ,en referencia a las Altas Fiestas.


Van sus palabras en inglés con la traducción correspondiente

AÑO NUEVO 5775
Estimados colegas y amigos:
El Comité Ejecutivo del ICCJ, su Secretario General y su personal
miembros desean nuestros hermanos judíos y
hermanas, Shanah Tovah uMetuqah!
Se adjunta una carta de felicitación de nuestro nuevo Presidente Dr. Philip A.
Cunningham para todos.
Con efecto,
Anette Adelmann
Secretario general del ICCJ

ICCJ –President’s
Greetings for Rosh haShanah
Rosh haShanah 5775 / September 2014

Dear members of the ICCJ family,
I am delighted to send this first message as president of the ICCJ as Jews around the world prepare to observe the Days of Awe, from Rosh Hashanah to Yom Kippur. This is a time for self-reflection and introspection, a time to ponder one’s failings during the previous year and to enter into a spirit of penitence before Yom Kippur.
While I certainly cannot speak from within the Jewish community about the importance of the upcoming holydays as my friend and continuing colleague Dr. Debbie Weissman might, it does seem fitting during this holy time for all of us dedicated to interreligious rapprochement to also review the past year and to recommit ourselves to this important work.
This has certainly been a difficult year. Violence has erupted between different religious and ethnic populations in several regions, resulting in hundreds of thousands of deaths. The military and missile attacks between Gaza and Israel have not only victimized innocent Jewish, Christian, and Muslim civilians, they have also sparked bigoted outbursts and even physical assaults in several countries. Conflicts far away have served as a pretense or license to vent hatred toward people who have nothing to do with distant events. Fears and insecurities have intensified. Tensions and arguments have increased even within dialogue groups around the world.
There are also signs of hope and progress, such as reports in the global media of new and ambitious interreligious initiatives. The need for interreligious understanding is becoming increasingly apparent both to individuals and to governments. In many parts of the world, Jews and Christians have fostered close relations and are able to speak to one another even about painful subjects. Intentional efforts to welcome Muslims into circles of conversation are being undertaken.

Even more hopefully, Christians and Jews are more and more able to share personal feelings about their experiences of the Holy One in their lives and traditions.
In no small measure, these are the results of the tireless efforts of local groups, national councils of Christians and Jews, and the ICCJ itself. But in a spirit self-reflection and criticism, we should ask ourselves such questions as: how can we overcome feelings of fear and suspicion toward others? How can we help each other in our commitment to interreligious friendship? How can we open our hearts and minds to really learn from the experiences of the religious other?
As the Jewish year of 5775 begins, may the Holy One bless all of our efforts and inspire us to deepen the blessed new relationship between Christians and Jews that has developed in recent decades. And may that relationship be a source of healing and reconciliation with all other religious communities in our world.
L’shanah tovah!
Philip A. Cunningham
ICCJ President

“Rosh Hashaná 5775/09 2014”
Estimados miembros de la familia ICCJ,
Estoy encantado de enviar este primer mensaje como presidente de la ICCJ a los Judíos en todo el mundo que se preparan para observar los días de temor, de Rosh Hashaná y Iom Kipur. Este es un tiempo para la auto-reflexión y la introspección, un tiempo para reflexionar sobre los propios defectos del año anterior y entrar en un espíritu de penitencia antes de Iom Kipur.
Aunque ciertamente no puedo hablar desde dentro de la comunidad judía acerca de la importancia de las próximas fiestas, como sí puede hacerlo mi amiga y colega Dr. Debbie Weissman, me parece apropiado durante este tiempo sagrado para todos los que nos dedicamos a un acercamiento interreligioso, revisar también el pasado año y volver a comprometernos con esta importante labor.
Este ha sido sin duda un año difícil. La violencia ha estallado entre las diferentes poblaciones étnicas y religiosas en varias regiones, teniendo como resultando cientos de miles de muertes. Los ataques militares y misiles entre Gaza e Israel no sólo han victimizado a inocentes judíos, cristianos y civiles musulmanes, sino que también han provocado estallidos intolerantes e incluso agresiones físicas en varios países. Conflictos lejanos han servido como pretexto o licencia para ventilar el odio hacia las personas que no tienen nada que ver con eventos distantes. Los miedos y las inseguridades se han intensificado. Las tensiones y los argumentos han aumentado, incluso dentro de grupos de diálogo en todo el mundo.
También hay signos de esperanza y progreso, como los informes en los medios de comunicación mundial sobre nuevas y ambiciosas iniciativas interreligiosas. La necesidad de la comprensión interreligiosa es cada vez más evidente tanto entre particulares como interesantes para los diferentes gobiernos . En muchas partes del mundo, Judíos y los cristianos han fomentado una estrecha relación y son capaces de hablar los unos con los otros, incluso sobre temas dolorosos. Se están realizando esfuerzos muy grandes para recibir a los musulmanes en círculos de conversación.

Aún, con más suerte, los cristianos y los Judíos son cada vez más capaces de compartir sentimientos personales y experiencias entre sus vidas y tradiciones.
En gran medida, estos son los resultados de los esfuerzos incansables de los grupos locales, los consejos nacionales de los cristianos y los Judíos y del propio ICCJ. Sin embargo, desde un espíritu de auto-reflexión y la crítica, deberíamos preguntarnos ciertas cuestiones : ¿cómo podemos superar los sentimientos de miedo y sospecha hacia los demás? ¿Cómo podemos ayudarnos unos a otros en nuestro compromiso de amistad interreligiosa? ¿Cómo podemos abrir nuestros corazones y mentes para aprender realmente a partir de las experiencias entre las demás religiones?
Con el comienzo del año judío 5775, que el Señor bendiga todos nuestros esfuerzos y nos inspire para profundizar en la nueva relación bendita entre cristianos y Judíos que se ha desarrollado en las últimas décadas. Y que esa relación sea una fuente de sanación y reconciliación con todas las demás comunidades religiosas en nuestro mundo.
L'shanah Tovah!
Philip A. Cunningham
ICCJ President



No hay comentarios: