miércoles, 24 de septiembre de 2014

Hacemos conocer a nuestros amigos la ponencia del rabino Michel Schlesinger, (Brasil), que expresara durante el simposio de Judíos y Cristianos.- ICCJ Agosto 2014 en Buenos Aires. Durante su exposición estuvo acompañado por el Dr. Pastor Felipe Adolf (argentino, quien desempeña sus tareas en Ecuador)



ICCJ Buenos Aires 2014
Rabino Michel Schlesinger


Conquistas y Desafíos en el Diálogo Interreligioso

Quiero agradecer al ICCJ por la invitación para participar en este encuentro. El trabajo por el diálogo judeo - cristiano en Brasil es realizado por el Conselho de Fraternidade Cristão-Judaico y la Comissão Nacional de Diálogo Católico Judaico da Conferência dos Bispos do Brasil. Esos dos grupos están representados por la delegación brasileña en este seminario aquí en Buenos Aires.
Mi vinculación con el diálogo comenzó varios años atrás en un encuentro de la Young Leadership de ICCJ en Roma. Después como miembro del consejo de líderes jóvenes participé en diversos encuentros en Heppenheim, Bratislava, Kiev, Madrid, entre otros.
Pienso que la iniciativa de construir una nueva teología cristiana para armonizar el cristianismo con la aceptación de la alianza continua entre Dios y el Pueblo Judío, expuesta por el profesor John Pawlikowski, es una iniciativa de mucho coraje y muy loable.

Es muy importante permitir que la sociedad y sus caminos determinen nuevas teologías. Una teología desvinculada de la realidad y su carácter dinámico, no consigue mantenerse relevante. La filosofía religiosa precisa partir de la sociedad y tener a la sociedad como su fin.
Acepto también la crítica hecha con mucha elegancia sobre que el judaísmo puede realizar más para incluir la aceptación del cristianismo en su propia estructura de creencias.
Pienso que no me corresponde a mí juzgar su propuesta teológica, dejaré esto para otros teólogos cristianos. Mientras tanto quiero compartir un pensamiento que tuve respecto a su excelente exposición.
Existe un autor judío llamado Max Kadushln que propone, a partir de la lectura del Talmud en general y de los Midrahsim en particular, la idea de la indeterminación de la creencia.
Según el investigador, el abordaje del Talmud, es que algo puede ser y no ser al mismo tiempo, algo y su contrario pueden coexistir sin la necesidad de determinar que uno es cierto y el otro errado, uno falso y otro verdadero.
En el Midrash, cuando un pasaje de la Torá es interpretado por los rabinos, una lista de posibilidades es expuesta con el término דבר אחר (otra cosa, otra posibilidad) separando una y otra opción, sin determinar el correcto y el incorrecto.
En mi teología personal, es posible que varias verdades en conflicto coexistan. No veo necesidad de escoger entre la creación del mundo defendida por científicos y la presentada por la Torá. El Big Bang, ocurrido hace millones de años es verdadero y el relato de Bereshit también.
Es más, pienso que la propia Torá nos provoca a desarrollar una visión de coexistencia entre versiones en conflicto de la misma historia.
Cuando el primer hombre y la primera mujer son creados de una manera en el capítulo 1 de Génesis y de otra forma totalmente diferente en el capítulo 2, la Biblia, creo, nos está preparando para una vida en la que una misma realidad puede ser vista de diversas maneras diferentes.
Inspirado por Kadushin, me pregunto si es preciso sustituir la teología cristiana clásica por una nueva para que el cristianismo reconozca el mantenimiento de la alianza entre Dios y el Pueblo de Israel o se puede, slmplemente, crear un דבר אחר
En el caso del judaísmo, me parece que sería una misión imposible convencer a determinados sectores de la comunidad de que nuestra antigua teología precisa ser sustituida por una nueva para armonizar la existencia de una nueva alianza de Dios con los cristianos.
Pero, al mismo tiempo, veo mayores posibilidades de éxito si en vez de intentar sustituir antiguas creencias por nuevas, creásemos Midrashim complementarios. Entonces, esas nuevas visiones teológicas se enriquecerían unas a otras incluso cuando se contradicen.
Amos Oz, en su Iibro "Contra o fanatismo", cuenta que su abuela era una persona realmente sabia porque podía convivir con cuestiones abiertas. Según el autor, ella no entendía tanta disputa entre cristianos y judíos sobre si Jesús era o no el mesías. Para ella, deberíamos aguardar su llegada y entonces preguntarle si él venía por primera vez o si estaba volviendo.
La búsqueda de una absoluta coherencia dentro de determinada religión me preocupa un poco. La insistencia en una teología única y lineal puede implicar una defensa de que exista apenas una verdad teológica universal.
Pienso que la pretensión de alcanzar la verdad teológica cristiana, o la verdad teológica judía, o la verdad teológica de cualquier religión nos puede conducir a una postura arrogante en relación a las otras religiones.
Al mismo tiempo que, si buscamos una humildad teológica que nos permita convivir con diversas posibilidades filosóficas en conflicto estaremos, tal vez, más equipados para asumir una postura pluralista en relación al otro.
Deseo terminar proponiendo que permitamos que la sociedad continúe influenciando a la teología y que la teología sea lo suficientemente pluralista para permitir la convivencia pacífica de visiones en conflicto.
Agradezco la fascinante presentación del profesor John Pawlikowski y todas las reflexiones que la misma generó. Gracias.

No hay comentarios: