lunes, 1 de septiembre de 2014

EN EL MARCO DEL CONGRESO ICCJ-BS. AS. 2014-


aica.org . Miércoles 20 de Agosto de 2014

Mons. Malfa habló en un encuentro de diálogo judeo-cristiano

Buenos Aires (AICA): Al abrirse una reunión internacional de diálogo judeo-cristiano que se realiza en Buenos Aires, el obispo de Chascomús y presidente de la Comisión Episcopal de Ecumenismo, Relaciones con el Judaísmo, el Islam y las Religiones, monseñor Carlos Malfa, llevó el saludo del Episcopado, así como del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) que, dijo, “ve en esta conferencia nuevos horizontes de esperanzas”. El encuentro es organizado por el International Council of Christians and Jews (Consejo Internacional de Cristianos y Judíos), que preside la Dra. Debbie Weisman, de Jerusalén, y la Confraternidad Argentina Judeo Cristiana, que preside Martha de Antueno. Ambas dirigentes hablaron en la inauguración, donde compartieron el estrado con el subsecretario de Culto, Juan Landaburu; el presidente de la Conferencia, rabino Abraham Skorka; el obispo metodista Frank de Nully Brown, y monseñor Malfa La reunión se extenderá hasta mañana en el hotel Abasto. Mons. Malfa pidió un minuto de silencio y oración por la paz en Medio Oriente.

Monseñor Malfa expresó el reconocimiento de que esa conferencia se realice “en nuestra Patria, donde el diálogo judeo-cristiano tiene una larga y fresca tradición que se renueva constantemente y que más allá de los documentos, llevó al encuentro en la vida cotidiana que en su momento el cardenal Bergoglio, hoy el papa Francisco, con su palabra y sobre todo con sus gestos siempre estimuló”.

El prelado invitó al público que colmaba el salón a hacer un minuto de silencio para “que se haga oración por la paz en Medio Oriente, que la tregua de estos días prepare y abra caminos para la paz con la que todo se gana, teniendo presente también la crítica situación en Irak y Ucrania”.

“Silencio que se haga memoria orante de todas las víctimas inocentes, mártires por la paz –añadió-. Silencio para que el trágico y sangriento conflicto entre israelíes y palestinos sea un renovado, fuerte y urgente llamado al diálogo entre las religiones de Abram: judía, cristiana, islámica pues no puede haber paz en el mundo si esta no existe entre las diferentes religiones.”

Entre otras autoridades, por la Iglesia Católica asistieron al acto inaugural el padre Norberto Hoffmann SDB, secretario de la comisión de la Santa Sede para las relaciones con los judíos; el arzobispo Víctor Manuel Fernández, rector de la Universidad Católica Argentina (UCA); el obispo de Minas, Uruguay, monseñor Jaime Fuentes, y el vicario del Opus Dei en la Argentina, monseñor Mariano Fazio. Asistió el director de Cultos de la Ciudad de Buenos Aires, doctor Alfredo Abriani.

En las diversas sesiones plenarias y talleres exponen, entre otros, el ex secretario de Culto Norberto Padilla, los rabinos Alejandro Avruj, Miguel Schlesinger y Ernesto Yattah, los pastores Pablo Andiñach y Néstor Míguez, el presbítero Fernando Giannetti y los profesores John Pawlikowski, Heidi Hadsell, Roberto Bosca y Philip A. Cunningham.

Las sesiones se extenderán hoy y mañana en el hotel Abasto, donde mañana, a las 15 se realizará la sesión de clausura.+

TEXTO COMPLETO DE LAS PALABRAS DE MONSEÑOR CARLOS H MALFA:

Queridos hermanos y hermanas: ante todo permítanme invitarlos a que hagamos un instante de silencio. Silencio que se haga oración por la Paz en Medio Oriente, que la tregua de estos días prepare y abra caminos para la paz con la que todo se gana, teniendo presente también la crítica situación en Irak y Ucrania.

Silencio que se haga memoria orante de todas las víctimas inocentes, mártires por la paz.
Silencio para que el trágico y sangriento conflicto entre israelíes y palestinos sea un renovado, fuerte y urgente llamado al diálogo entre las religiones de Abram: judía, cristiana, islámica pues no puede haber paz en el mundo si esta no existe entre las diferentes religiones.

Nos unimos a la oración del Papa Francisco:
“Ahora, Señor, ayúdanos Tú. Danos Tú la paz, enséñanos Tú la paz, guíanos Tú hacia la paz. Abre nuestros ojos y nuestro corazón y danos el valor de decir: «¡nunca más la guerra!»; «¡con la guerra todo se destruye!». Infunde en nosotros el valor de realizar gestos concretos para construir la paz... Haznos disponibles para escuchar el grito de nuestros ciudadanos que nos piden que nuestras armas se transformen en instrumentos de paz, nuestros miedos en confianza y nuestras tensiones en perdón. Amén” (Papa Francisco).

Les presento el saludo y la cordial bienvenida en nombre de la Conferencia Episcopal Argentina y su Comisión Episcopal respectiva junto con el reconocimiento por realizar esta Conferencia en nuestra Patria donde el diálogo judeo-cristiano tiene una larga y fresca tradición que se renueva constantemente y que más allá de los documentos, el diálogo llevó al encuentro en la vida cotidiana que en su momento el cardenal Bergoglio, hoy el Papa Francisco, con su palabra y sobre todo con sus gestos siempre estimuló.

Leemos en el libro del Génesis que Dios le dice a Abram: “Camina en mi presencia y sé irreprochable” y “Abram cayó con el rostro en tierra”, el pueblo de Dios hizo suyo ese caminar y adorar, Jesús cuando enseña a orar a sus discípules les hace pedir: “que se haga tu voluntad”, caminar y adorar hacia la voluntad de Dios que es el encuentro fraterno de toda la familia humana.

Particularmente les transmito el saludo y la adhesión del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) que hoy represento ante ustedes. El Celam ve en esta Conferencia nuevos horizontes de esperanza y desea afianzar los lazos permanentes y especiales que nos vinculan fiel al espíritu y la letra del Documento de Aparecida.

El Papa emérito Benedicto XVI recordaba la bella imagen usada por San Pablo para describir las relaciones entre judíos y cristianos.”La Iglesia de los gentiles es como un brote de olivo silvestre injertado en el olivo bueno que es el pueblo de la Alianza” (cfr.Rom 11,17-24) y afirmaba la necesidad de la colaboración en el estudio de las Sagradas Escrituras invitando a construir puentes de amistad verdaderas.

Concluyo este saludo del Celam con las palabras de San Juan Pablo II: “es mucho lo que tenemos en común. Y es mucho lo que podemos hacer juntos por la paz, por la justicia y por un mundo más fraterno y humano” (a los rabinos jefes de Israel, 23 de marzo del 2000). Que esta sea la siembra y fruto de este Congreso y nuestro compromiso. Todá rabbá! Muchas gracias.

Mons. Carlos H. Malfa, obispo de Chascomús

No hay comentarios: