lunes, 16 de junio de 2014

Nuestra Institución en el Hospital Rivadavia


"Cuando un suceso traumático opaca la fe

Una vez más, hemos compartido un panel interreligioso dentro del curso de posgrado sobre "Salud mental, espiritualidad e intercultura" en el Hospital Rivadavia, coordinado por la Dra. Raquel Bianchi. Los referentes de los credos que nos acompañaron fueron: Mathura Mandala (Hinduismo), Lic. Daniel Levín (Judaísmo), Prof. Lic.Gustavo Bize (Islam) y el Pbro. Tomas Barbero. En un profundo análisis y reflexión, se desarrollaron diferentes aristas sobre los sucesos vividos traumáticamente y el lugar que ocupa la fe de cada uno, en esos momentos tan trascendentes. El ser humano, en el recorrido de su vida, debe ir atravesando numerosas adversidades que se le van presentando a diario. Muchas de ellas se logran sortear de manera efectiva; otras, en cambio, requieren sumo esfuerzo y  persistencia, y veces no se logra alcanzar el éxito deseado. Estas adversidades invaden la persona en su totalidad. Sea tanto una dolencia física, enfermedad, catástrofe o bien una pérdida afectiva, todas ellas sacuden al individuo, promoviéndole búsqueda de apoyo y sostén. En la actualidad es imposible separar lo corporal, funcional, psíquico y espiritual.
El padecimiento también invade la propia espiritualidad y religiosidad, del ser humano, llevando a éste tanto a la reafirmación de su creencia, como a su alejamiento, dependiendo de cuán sólida y clara sea “esa creencia”, en su Creador.Las preguntas que suelen surgir en dicho proceso intentan comprender el escenario en el cual se encuentra cada uno, conllevándolo a las preguntas últimas de su existir y a la voluntad Divina. En el panel se fueron plasmando notables coincidencias en cuanto a lo que la persona necesita legítimamente: el acercamiento del prójimo, el ser acompañado y sostenido, renovándole, de este modo las fuerzas suficientes para sobreponerse a la adversidad.
La sensibilidad, la humildad, el abrazo verdadero y profundo, posibilitarían mayor firmeza e ímpetu para con las adversidades que se le presenten.
Así surgieron, surgieron preguntas muy profundas y complejas sobre los misterios de la vida y la eternidad, sobre aspectos de la bioética y sus dilemas, poniendo el acento en cómo poder ayudar a quienes así lo requieran. Fue, sin lugar a dudas, una intensa jornada en la cual todos hemos podido pensar en voz alta y aprender y comprender juntos el valor auténtico de la vida.

No hay comentarios: