lunes, 26 de mayo de 2014

Segundo Día del Viaje de Francisco a Tierra Santa

 Sergio Rubín,
Para "Clarín"
El Papa Francisco formuló esta mañana un vehemente llamado a israelíes y palestinos para que lleguen a un acuerdo que les permita alcanzar la paz. Pero avanzó un poco y dijo que el acuerdo implica "el reconocimiento de los derechos de cada uno y en la recíproca seguridad", así como "la renuncia de cada uno a algo".
Fue al llegar a Belén, procedente de Amman, la capital jordana, en su segundo día de visita a Tierra Santa.
Ayer en Amman, Francisco había insistido en sus discursos con la necesidad de que se alcance la paz en Medio Oriente. Pero lo había hecho de modo mas genérico y refiriéndose no sólo al conflicto entre israelíes y palestinos, sino también a la guerra civil en Siria, entre otros.
La insistencia y minuciosidad del Pontífice revela su anhelo de contribuir a la búsqueda de una solución negociada a los diferentes conflictos.
"Exhorto a que se redoblen los esfuerzos y las iniciativas para crear las condiciones de una paz estable y duradera, basada en la justicia, en el reconocimiento de los derechos de cada uno y en la recíproca seguridad", dijo durante el discurso que pronunció durante la ceremonia de bienvenida que le tributó el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas.
El Papa consideró que "es hora de poner fin a esta situación que se hace cada vez más inaceptable".
En ese sentido afirmó que "ha llegado el momento de que todos tengan la audacia de la generosidad y la creatividad, al servicio del bien, del valor de la paz y seguridad dentro de unos confines reconocidos internacionalmente".
Manifestó su deseo de que "todos eviten iniciativas y actos que contradigan la voluntad expresa de llegar a un verdadero acuerdo y que no se deje de perseguir la paz con determinación y coherencia". Consideró que la paz traerá "incontables beneficios para los pueblos de esta región y para todo el mundo".
Luego el Pontífice presidió una misa en la plaza principal de Belén, ciudad engalanada con carteles alusivos a la visita papal y banderas de Palestina y el Vaticano. En la plaza lo recibió una muchedumbre entusiasta, que lo vivó a su paso.
Tras la misa, el Papa visito la gruta donde la tradición cristiana dice que nació Jesus y, finalmente, se reunió con refugiados palestinos.
Esta tarde viajará a Jerusalen”.

No hay comentarios: