jueves, 27 de febrero de 2014

Alice Herz-Sommer, ZL. Pianista checa y superviviente del Holocausto de más avanzada edad, falleció el domingo pasado en Londres a los 110 años (AP)


Enviado por Aída Ender, “Generaciones de la Shoá”

Vivir cada nuevo momento, disfrutar la música y sonreír. Parece simple, parece trillado, pero es la fórmula que le sirvió a Alice Herz-Sommer para seguir siempre adelante. Era la pianista más antigua del mundo y también la sobreviviente del holocausto más longeva. Murió a los 110 años de edad, después de una vida tan intensa que mereció varios libros y hasta un documental que este año, competirá por llevarse un Oscar.
Alice Herz-Sommer fue una reconocida música y pianista judía que pasó dos años en un campo de concentración en lo que hoy es República Checa. Allí perdió a su madre y a su esposo, pero pudo sobrevivir junto a su hijo, quién murió hace algunos años. Su pasión por la música es lo que le permitió sobrevivir el horror del nazismo, y su historia de vida fue recogida por el documental "The Lady in number 6: Music saved my life", del director Malcom Clark, que está nominada al Oscar por mejor corto documental.
Alice nació en 1903 en Praga, que en ese momento era parte del Imperio Austo-Húngaro…..Durante la guerra, mientras que el resto de los Herz Sommer escaparon a Palestina, Alice se quedó en Praga para cuidar de su madre Sofía, que estaba muy enferma y anciana. Sin embargo, Sofia fue arrestada y asesinada en 1942 por los alemanes. Un año mas tarde, Alice, su marido e hijo también serían detenidos y enviados a Terezin-Theresienstadt, un campo de concentración ubicado en la actual República Checa, aunque Leopold luego fue trasladado a Auschwitz. Ella nunca más volvió a verlo.
Aunque los años fueron muy duros, Alice siente que la música fue lo que la mantuvo viva. En aquel campo de concentración, les permitieron formar una pequeña banda para dar conciertos ante la Cruz Roja, que se acercaba periódicamente a inspeccionar los horrores que denunciaban. Para los Nazis, era un artilugio para mantener las apariencias; para Alice, una chance de hacer lo que más amaba aún en el lugar más espantoso: tocar música. Finalmente fueron liberados en 1945, cuando el ejercito rojo soviético avanzó sobre República Checa.
"He vivido muchas guerras y perdido todo muchas veces- incluyendo a mi esposo, mi madre y a mi querido hijo. Pero la vida es bonita y todavía tengo tanto que aprender y disfrutar. No tengo espacio ni tiempo para el pesimismo y el odio", comentó Alice poco antes de morir, según un texto que publicó el director del documental en su sitio web”.
Que su memoria, sea bendita .

No hay comentarios: