lunes, 30 de diciembre de 2013

El Vaticano e Israel: veinte años de lazos

POR ROBERTO BOSCA, HISTORIADOR
30/12/13-Diario Clarin, OPINION
El 30 de diciembre de 1993 y 16 de Tevet de 5754 fue firmado el Acuerdo Fundamental entre Israel y la Santa Sede, puesto que ésta, prudente en la materia, había sido renuente a un reconocimiento del nuevo Estado.
El acto tenía un efecto declarativo, pero implicaba un valor altamente moral y político. Además de la carga de prejuicios y desencuentros ,Roma entendía que reconocer un Estado judío era tomar partido en contra de los palestinos y el mundo árabe, vulnerando su neutralidad, donde además vivían una multitud de fieles cristianos.
Otro nudo gordiano era el status de la ciudad de  Jerusalén,reclamada como lugar sagrado por cristianos, musulmanes y judíos, un delicadísimo issue aún pendiente.
Debido a su categoría política, la existencia del Estado de Israel fue un tema apartado en el trámite de la declaración Nostra Aetate, mediante la cual el Concilio Vaticano II dio un giro de ciento ochenta grados en sus complicadas relaciones con los judíos. Pero gradualmente se produjo una maduración de facto que abrió el camino para un reconocimiento de jure. En su carta apostólica Redemptionis Anno de 1985, sobre Jerusalén, Juan Pablo II miró al judaísmo como una unidad de pueblo, tierra y Estado constituida de un patrimonio de historia y de fe. El acuerdo de quince artículos y un protocolo adicional fue rubricado por Claudio Celli, secretario para las relaciones con los Estados, y Yossi Beilin, viceministro de asuntos exteriores. Ambas partes se comprometieron a una cooperación en la lucha contra todo tipo de racismo (incluido el antisemitismo) y de intolerancia religiosa, y en la promoción de la comprensión mutua entre los pueblos.
El acuerdo crea también una comisión para arreglar los problemas pendientes. El primer embajador israelí ante la Santa Sede sería un argentino: Shmuel Hadas, quien luego de las negociaciones que llevaron a normalizar las relaciones con España fue nombrado también en ese país y luego de su retiro se consagró a difundir la importancia de las religiones en la paz internacional. Sobre este tema tendría ocasión de participar de distintas actividades en importantes centros académicos de diversas partes del mundo, incluida la Universidad Austral.

Como un eco de esa misión, el papa Francisco dio a conocer su mensaje del día mundial de la paz, que fundamenta en la fraternidad. En su postrera intervención en la Universidad de la Santa Cruz, en Roma, Hadas presentó esa fraternidad como una consecuencia de la filiación divina e n una pieza que se constituiría en un verdadero legado: “El judaísmo y el cristianismo se encuentran en el mismo concepto de persona como fundamento de todo el orden social, creada a imagen y semejanza de Dios: la paternidad común de la humanidad autoriza el concepto radical de la igualdad de todos los seres humanos en dignidad y derechos”.

viernes, 20 de diciembre de 2013

FELIZ NATIVIDAD DEL SEÑOR PARA TODOS NUESTROS HERMANOS CRISTIANOS



Diócesis de San Isidro                                                                Viernes 20 de 2013

Mensaje Navidad 2013
Mons. Oscar Ojea – Obispo de San Isidro

Hemos recibido del Papa Francisco una exhortación  apostólica hermosísima. En la última parte, hablándonos de la Virgen, el Papa dice “la Virgen es la que puede convertir una cueva de animales en la casa de Jesús con unos pobres pañales y con una montaña de ternura”.
Yo querría reflexionar brevemente este pensamiento para esta navidad. 
La Virgen puede construir la paz, puede construir la iglesia: Nosotros estamos llamados a construir la iglesia, a hacer juntos esta casa maravillosa que nos hace hermanos e hijos del Padre. Y al construir la iglesia somos constructores de la paz.

Ella lo hace a partir de la cueva de animales, pero su esfuerzo hace posible que nosotros identifiquemos esa cueva, esa gruta,  con la casa de Jesús. Y cómo lo hace. Con humildad, con unos pobres pañales. Y cómo lo hace. Con amor, con una montaña de ternura.
Estamos llamados a construir la iglesia. La carta del Papa nos habla del sentido misionero y el Niño nos llena de esperanza para ser mensajeros de su paz y para ser constructores de una iglesia que tiene que ser transparente, que tiene que reflejar con mayor nitidez el rostro de Jesús.
Que ella que es la figura central del tiempo de Adviento. Que ella por quien nos viene Jesús.
El mismo Papa llega a decir que “el pueblo lee en ella todos los misterios del Evangelio”
Este misterio profundo de la Noche Buena que nos lleve a tomar fuerzas en María para poder construir juntos la iglesia con unos pobres pañales y una montaña de ternura, es decir, con lo que tenemos, con lo que tenemos delante, con lo que tenemos en el corazón, que es poquito, pero el Señor es capaz de multiplicarlo y hacerlo ilimitado.
Que podamos vivir una Navidad auténticamente misionera y que al decir Feliz Navidad estemos verdaderamente saliendo de nosotros mismos para poder comunicar al corazón del hermano la esperanza y la alegría de Dios en medio de nosotros, del Señor en medio de su pueblo acompañando el camino de su pueblo.
Cree en nosotros Jesús. Confía en nosotros Jesús. Vuelve a comenzar el camino con nosotros.

Feliz Navidad. Feliz Noche Buena!.

sábado, 14 de diciembre de 2013

Reflexionemos…..


Pbro. Tony Fidalgo, CSsR,  desde Roma


En este tiempo nos preparamos para la Navidad. Vamos armando pesebres o Belenes, esperamos con alegría y expectativa. Cierta alegría casi ingenua que no está del todo mal. Pero no hemos de olvidar que el verdadero acontecimiento del cual hacemos memoria tuvo otro contenido, que puede escapársenos y que no sería justo. Allá en la pequeña e insignificante Belén (ciudad del pan) la novedad de la vida compartida (porque el pan compartido sabe mejor) se manifestaba en toda su sencillez y parquedad porque venía a aportar una novedad liberadora, desde los pobres para toda la historia. Novedad que alcanzó hasta el cielo, donde ángeles y estrellas se sumaron a tan inédita alegría. 
Dados los últimos acontecimientos en nuestro país, y pudiendo (si nos da el alma…) ampliar el horizonte y ver alrededor nuestro las agonías pendientes de nuestra historia, en cada rincón de nuestro querido y dolido planeta, no podremos no darle algo más de seriedad a este tiempo, sin perder la alegría. En esta historia se puede celebrar sin alienarse sin perder el compromiso con la realidad que clama. Ambas cosas van juntas. La Palabra de Dios nos recuerda, para que no nos perdamos en estériles diatribas de un lado y del otro, en la mirada política y religiosa de la realidad, que la fuerza del Padre de Jesús no es el castigo que esclaviza por el miedo, ni creerse que se está del lado mejor de la verdad histórica, del bando “correcto”, ni nada que se le parezca, pues siempre esa postura olerá a terror, a imposición ilustrada o pragmática (“impostura”), que lo mismo da. Lo que nos trae Jesús, guste o no, es la fuerza del amor, infinitamente eficaz si es aceptado, pero del todo inútil si se rechaza, porque es una realidad que lo revoluciona todo y a todos/as. Lo revoluciona porque descentra, libera de egoísmos individualistas y partidistas. Invita a una transformación de la consciencia, más amplia, más libre y no por ello menos comprometida… es animarse a morir a los viejos modos de hacer profecía, como el bautista, buen precursor, pero basta, se terminó, a partir de ahora la historia se entreteje sin odios ni castigos esta es nuestra eu-topía (Casaldáliga), nuestra buena nueva…. ¿esto esperamos? ¿este camino queremos vivir? ¿o esperamos otro? ¿preferimos otros?.... buen adviento, que aún nos queda mucho por andar en la búsqueda de un mundo nuevo bajo el sol… volver a empezar…

viernes, 13 de diciembre de 2013

Recuperando el sentido de los símbolos

Hace  14 años, corría el año  2000, mi hermana de la vida me envió estas líneas que tienen gran actualidad. Hoy las comparto con los lectores de nuestro blog. M de A 


Un mensaje de luz y esperanza para los días de hoy
Marta Bauchwitz, nds

(Recuperando el sentido de los símbolos)
Se acerca la Navidad y casi todos nosotros tenemos la costumbre de colocar un árbol, en general un pino o un abeto, en nuestros hogares. Tradición pagana dirán algunos, hábito sin sentido, dirán otros. La mayoría tal vez ni siquiera nos preguntamos por qué lo colocamos, por qué lo adornamos. Sin embargo, tanto las leyendas como los cuentos y el folklore son importantes en nuestras culturas y siempre podemos dar más sentido a la vida y entender mejor algunas actitudes si conocemos las antiguas costumbres y maneras de proceder, los refranes, proverbios, hábitos, etcétera que representan a la humanidad en búsqueda de valores, en búsqueda de su origen, en búsqueda de la procedencia de los dones que ha recibido. Que estas costumbres sean paganas o no depende de nosotros.
En la antigüedad, el culto a la frondosidad en invierno, período de muerte aparente, respondía a la necesidad que tenía el hombre de celebrar la vida. Reflejo de un sentimiento religioso que habita el corazón del hombre y atribuye un poder divino a las mutaciones de la naturaleza.
El hombre quiere creer en la vida a pesar de las apariencias de muerte. La naturaleza le ofrece un sostén, un fundamento a esa intuición: la experiencia del ciclo de las estaciones que se suceden sugiere que la muerte es sólo aparente y provisoria y que la vida volverá y se manifestará nuevamente.
Para marcar esta creencia en la “vida que va a volver”, cuando la casa estaba sumida en las tinieblas del invierno, el hombre primitivo tenía la costumbre de llenarla con follaje, con ramas verdes. Un acto de fe en la vida que siempre vuelve.
En esta visión de esperanza, podemos situar al abeto o el pino de Navidad.

miércoles, 11 de diciembre de 2013

30º Aniversario del Retorno a la Democracia

Ante los hechos que son de público conocimiento  y en el marco del 30° Aniversario del Retorno a la Democracia, La Confraternidad Argentina Judeo Cristiana, - miembro del Diálogo Ciudadano-,  expresa su dolor y exhorta a toda la Ciudadanía y  a quienes detentan el poder a que agoten las instancias de dialogo “fecundo y constructivo” en pos del bienestar de cada  uno de los ciudadanos  de este país bendecido.

Es el único camino que tenemos  para encarar con firmeza una tarea constante, responsable y enérgica hacia el futuro de grandeza que los ciudadanos nos merecemos y nuestra Patria nos reclama.

Martha de Antueno
Presidente
María Grandoli de Hrubisko
Secretaria Ejecutiva y CD

viernes, 6 de diciembre de 2013

Mandela

Ha partido un hombre admirable, 
Símbolo de Paz, Sabiduría, Reconciliación, Libertad y  Diálogo.
Murió Nelson Mandela

Creemos que es un día para pensar y reflexionar..... ha partido un ser único y maravilloso.... irrepetible, ícono de la Paz, la libertad, el diálogo, la reconciliación...... tomémonos cinco minutos y cada uno eleve una oración en su memoria...... regale una flor a quien tenga cerca, una mirada de amor a quien sufre, una palabra de consuelo a alguna persona que la necesite, ayudemos a un anciano solo, a un niño que clame desde la miseria y en silencio, a quien necesite una palabra de aliento y a tantos jóvenes que no encuentran el rumbo....... pequeños gestos del corazón hicieron de él, un ser maravilloso y genial: Nelson Mandela!
Luchó denodadamente y en inmensa soledad por la libertad de su Pueblo y esa lucha brotó como agua bendecida por todas las naciones del mundo.
Que el martirio que sufrió en su vida y que supo convertir en perdón y ansias de reconciliación, sea comprendido por toda la humanidad que hoy lo llora!

Martha de Antueno
Presidente
María Grandoli de Hrubisko
Secretaria Ejecutiva y CD


martes, 3 de diciembre de 2013

Invitación

Con enormes deseos de Paz para Oriente Medio y toda vez que el Diálogo puede abrir las puertas hacia esa Paz duradera que todos anhelamos,enviamos esta  invitación, como un gesto de amistad que debe existir entre Pueblos y Naciones del Mundo.
Comisión Directiva