jueves, 4 de julio de 2013

En el Sagrado Mes del Corán, saludamos con afecto y cariño a todos nuestros amigos Musulmanes.



Es para nosotros un honor, publicar en nuestro blog un escrito que, a nuestro pedido , nos envía el Profesor Ricardo Elía,  en el que nos hace conocer el significado del Ramadán, mes del ayuno físco y espiritual de nuestros hermanos Musulmanes.

 Ramadán, el mes del ayuno físico y espiritual
Ricardo H. Elía

El mes de Ramadán es el noveno del calendario islámico. Desde que amanece hasta que anochece, los musulmanes del mundo entero deben abstenerse de ingerir cualquier alimento sólido o líquido, fumar tabaco así como de sostener relaciones sexuales. La palabra Ramadán se suele usar en castellano incorrectamente para designar dicho ayuno, cuyo nombre en árabe es saum.

Tres versículos del Sagrado Corán explicitan el ayuno del mes de Ramadán: «¡Oh, creyentes! Os esta prescripto, tal como fue prescripto a vuestros antepasados, para que le temáis: Ayunaréis determinados días, pero quien de vosotros no cumpla por hallarse enfermo o de viaje, ayunará después, el mismo número de días. Mas quien pudiendo cumplir este precepto lo quebrante, se redimirá alimentando a un menesteroso, pero quien haga esto espontáneamente, será mejor para él; más si ayunáis será preferible para vosotros, si lo sabéis. El mes de Ramadán en que fue revelado el Corán, guía de la humanidad y evidencia de la guía y la discriminación. Por consiguiente, quien de vosotros presencie del novilunio de dicho mes, deberá ayunar pero quien se halle enfermo o de viaje ayunará después, el mismo número de días. Dios os desea la comodidad y no la dificultad para que podáis cumplir el término y glorifiquéis a Dios, por haberos iluminado, a fin de que se lo agradezcáis.» (Capítulo 2, versículos 183, 184 y 185)

«Comed y bebed hasta que os parezca distinto el hilo blanco del negro en el alba. Luego reanudad el ayuno hasta el anochecer» (2:187), prescribe el Sagrado Corán.

En un dicho (hadíz) famoso se cuenta que Sahl Ibn Saad preguntó al Profeta Muhammad (PyB) cuál era el significado del versículo: “El hilo blanco —respondió el Profeta— es la blancura del alba; el hilo negro, el negror de la noche”. En otras palabras: el ayuno ha de comenzar al despuntar el alba, antes de que aparezca la rojez de la aurora, y concluir al extinguirse la luz vesperal, luego que el sol trasmonta.

Sin embargo el ayuno, que es una de las formas visibles de adoración, también puede romperse pensando lo incorrecto (odio, egoísmo, mala intención, desviaciones, etc.), mirándolo lo indebido y haciendo y diciendo lo que está reprobado. Todo el beneficio espiritual que trae el ayuno se puede destruir por cinco ofensas: mentir, calumniar, jurar en falso, sentir envidia o ambición.

En el crepúsculo el ayuno termina con oraciones y un desayuno llamada iftar. Después del iftar es costumbre ir a visitar a la familia y a los amigos.

Aunque todo musulmán debe cumplir el ayuno del Ramadán, hay algunas excepciones. Quedan eximidos de su práctica los enfermos, los inválidos, los niños pequeños, las mujeres embarazadas y las que están criando. Los viajeros que hagan recorridos de más de tres días, quedan eximidos temporalmente, pero deben reparar esta falta, lo mismo que los enfermos.

Este sacrificio personal simboliza la sumisión (Islam, en árabe) del creyente hacia Dios; es un medio para purificarse, buscar el perdón del Misericordiosísimo y salir renovado física y espiritualmente al final del mes, cuando se celebra el Id al-Fitr (Fiesta de la Ruptura del Ayuno).

También hay que tener en cuenta los beneficios del ayuno, como el desarrollo del control sobre el hambre y la sed y desarrollar la conciencia para luego ejercer la solidaridad con los necesitados, especialmente con aquellos que sufren hambre. Los musulmanes no sólo toman conciencia real de las necesidades que padecen los pobres y los humildes, sino que ejercitan un autocontrol sobre los deseos y pasiones. Asimismo, se intensifica con este notable ejercicio la “gran lucha o esfuerzo contra sí mismo” (Ÿihãd al-akbar).

El Mes de Ayuno de Ramadán es un desafío para que salgamos después del ayuno mensual mejores que antes.

No hay comentarios: