lunes, 24 de junio de 2013

“Por nuestras raíces comunes, un cristiano no puede ser antisemita”, recordó el Papa


Lunes 24 Jun 2013 | 11:24 am
Ciudad del Vaticano (AICA): El santo padre Francisco recibió hoy en audiencia a 30 miembros de la Delegación del Comité Judío Internacional para Consultas Interreligiosas. El Papa recordó que los 21 encuentros anteriores ayudaron a reforzar la recíproca comprensión y los lazos de amistad entre judíos y católicos. El Pontífice dijo que la Declaración ´Nostra Aetate´ del Concilio Ecuménico Vaticano II representa para la Iglesia católica ¨un punto de referencia fundamental con respecto a las relaciones con el pueblo judío¨.
El santo padre Francisco recibió hoy en audiencia a 30 miembros de la Delegación del Comité Judío Internacional para Consultas Interreligiosas. El Papa recordó que los 21 encuentros anteriores ayudaron a reforzar la recíproca comprensión y los lazos de amistad entre judíos y católicos.

Este es el primer encuentro del Papa Francisco desde su nombramiento con un grupo oficial de representantes de organizaciones y comunidades judías. El Pontífice dijo que la Declaración 'Nostra Aetate' del Concilio Ecuménico Vaticano II representa para la Iglesia católica "un punto de referencia fundamental con respecto a las relaciones con el pueblo judío".

"A través de las palabras del texto conciliar -dijo el Papa- la Iglesia reconoce que 'los inicios de su fe y de su elección se encuentran, según el misterio divino de la salvación, en los Patriarcas, en Moisés y en los Profetas'. Respecto al pueblo judío, el Concilio recuerda las enseñanzas de San Pablo: 'los dones y la llamada de Dios son irrevocables', y asimismo condena firmemente los odios, las persecuciones, y todas las manifestaciones de antisemitismo. ¡Por nuestras raíces comunes, un cristiano no puede ser antisemita!"

El Santo Padre mencionó que los principios fundamentales de la Declaración fueron señalado un camino de "mayor conocimiento y comprensión recíproca entre judíos y católicos" al cual sus predecesores han dado un "notable impulso" tanto mediante gestos especialmente significativos como a través de la elaboración de documentos que han profundizado la reflexión sobre los fundamentos teológicos de las relaciones.

"Esto -afirmó Francisco- "representa solamente la parte más visible de un vasto movimiento que se ha realizado a nivel local un poco en todo el mundo, y de los que yo mismo soy testigo. Durante mi ministerio como Arzobispo de Buenos Aires he tenido la alegría de mantener relaciones de sincera amistad con algunos exponentes del mundo judío. Hemos conversado a menudo acerca de nuestra respectiva identidad religiosa, de la imagen del hombre contenida en las Escrituras, las modalidades para mantener vivo el sentido de Dios en un mundo secularizado. Me he confrontado con ellos en diversas ocasiones sobre los desafíos comunes que tienen judíos y cristianos. Pero sobre todo, como amigos, hemos gustado el uno la presencia del otro, nos hemos enriquecido recíprocamente en el encuentro y en el diálogo, con una actitud de acogida recíproca y esto nos ha ayudado a crecer como hombres y como creyentes."


"Estas relaciones de amistad constituyen en ciertos aspectos la base del diálogo que se desarrolla en el plano oficial", dijo el Papa animando a los presentes a seguir su camino, "tratando -como están haciendo- de involucrar a las nuevas generaciones. La humanidad necesita de nuestro común testimonio a favor del respeto de la dignidad del hombre y de la mujer, creados a imagen y semejanza de Dios, y a favor de la paz que, ante todo, es un don suyo".+

3 comentarios:

Alejandro B dijo...

Un cristiano no puede jamás ser antisemita. Cuando fuera cardenal de la ciudad de Buenos Aires participó en el programa Biblia, Diálogo vigente (La paz) junto al rabino Abraham Skorka y el pastor Marcelo Figueroa en el Canal 21 del Arzobispado. También nos alentó a todos en el diálogo interreligioso.

En la época de la Segunda Guerra Mundial muchos cristianos arriesgaron su vida para salvar a judíos. Diferenciandose de aquellos que fueron colaboracionistas con el nazismo.

GRACIELA VÁZQUEZ dijo...

ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO EN ESO, SI EL HOMBRE QUE MAS AMO EN LA VIDA ES JUDÍO: JESÚS EL HIJO DE DIOS.
ADEMÁS TODA LA VIDA TUVE AMIGOS JUDÍOS Y VECINOS QUE QUIERO ENTRAÑABLEMENTE.
SER ANTI-ALGO HUMANO, DISCRIMINAR POR RAZA, RELIGIÓN,SEXO O SITUACIÒN ECONÓMICA ES DESCONOCER AMPLIAMENTE EL ECANGELIO QUE PREDICAN NUESTROS SACERDOTES EN LA IGLESIA CATÓLICA. CUANDO ENCUENTREN UN CATÓLICO ANTI ALGO BUENO, BELLO,VERDADERO Y VALIOSO, PREGÚNTENSE JUSTAMENTE SOBRE SU CALIDAD DE CRISTIANISMO

Martha de Antueno dijo...

Excelentes comentarios que entiendo halagan a la CAJC que hace conocer y llegar a las bases,el sentido del cristianismo a través de sus pastores.Es buénisimo este tipo de intercambio que hace dialogar y participar a todas las personas, gracias Alejandro y gracias Graciela!