miércoles, 5 de diciembre de 2012

Januká y su mensaje para el presente.


 

Por el Rabino Dr. Gabriel Minkowicz

 

Durante los tiempos del Segundo Templo de Jerusalem, cuando se corona como rey de Siria a Antíoco IV Epífanes (175 y 164 a.e.c.), éste decide helenizar al pueblo de Israel, prohibiéndole así a los judíos seguir sus tradiciones y costumbres. Un grupo de judíos conocido como los Macabeos, dado que su líder era Yehudá Macabí, provenientes de la aldea  de Modi'ín,  poco a poco comenzaron a rebelarse contra los soldados griegos, negándose a realizar actos que iban en contra de su propia  creencia. Tuvieron una lucha difícil, siendo numéricamente inferiores respecto del ejército griego; sin embargo su estrategia, decisión y fe los condujeron al milagro de Januká, pudiendo ganar unos pocos contra muchos.

Cuando el segundo templo de Jerusalén fue saqueado y los servicios interrumpidos, el judaísmo fue efectivamente convertido en ilegal. En el año 167 a. e.c., Antíoco Epifanes ordenó la construcción de un altar al dios  Zeus en el Templo, prohibiendo la circuncisión, etc.

Como resultado de estas medidas,  Matatías, un sacerdote judío y sus cinco hijos: Yojanán, Simón, Eleazar, Jonatán y Judah, iniciaron una rebelión contra Antíoco. Judah fue conocido por el nombre de Judah ha-Macabí, Judah el Martillo. En el año 166 a.e.c. Matatías fallece, y Judah toma su lugar como líder de la rebelión. En el año 165 a.e.c. la rebelión contra el monarca seléucida triunfa, y el templo es liberado y purificado.

La festividad de Januká es instituida por Judah el Macabeo y sus hermanos para celebrar este evento.  Según relata el Talmud, se necesitaba aceite de oliva para encender la Menorah o candelabro de siete brazos del Templo, que debía permanecer encendida. Pero solo se encontró suficiente aceite suficiente para un  solo día. Milagrosamente el  aceite alcanzó para ocho días,  tiempo necesario para preparar una nueva producción de  aceite para la Menorah. Como resultado de este milagro Januká es celebrada el 25 de Kislev (según el calendario hebreo) 8 de diciembre , del calendario gregoriano y con una duración de ocho días.

Muchos son los mensajes que esta festividad transmite. Entre ellos cabe destacar: que la fortaleza muchas veces no depende de las armas sino de la convicción y de la fe. Por otra parte,  Januká enseña  la necesidad de respetar las creencias de cada persona y la  libertad de cultos.

Jag Urim Sameaj.

Feliz fiesta de las luminarias!!!!!!!!

No hay comentarios: