jueves, 18 de octubre de 2012

Articulo


Con la ayuda de Laerte Martínez, van las palabras enviadas en francés por la Hna Marta Bauchwitz,nds,


(Estas) Religiosas trabajan en el diálogo judeo-cristiano desde hace mas de 40 años

Hna. Dominique de la Maisonneuve y Hna Louise-Marie  Niesz – Religiosas de Notre-Dame de Sion

Esta  dos religiosas recibieron, en la tarde del lunes, en el Colegio de las (Hermanas) Bernardinas, en Paris, el premio anual de la “Amistad judeo-cristiana” de Francia.-
Ella dice que tuvo la “suerte” de crecer en Amberes (Bélgica) en un barrio donde habitaba una comunidad judía ultra-ortodoxa.
“Era, un poco, como el barrio Méa Sharim de Jerusalem”, recuerda la Hna Louise-Marie.-  Durante la guerra asiste al arresto de una familia judía.-  La pregunta se torna punzante en ella, desde ese momento.- Y se acrecienta cuando, un Viernes Santo, ella “entiende”, por primera vez que Jesus era judío.- ¿por qué los cristianos no aman al pueblo de Jesus?  El encuentro con las Hermanas de Sion le traerá la respuesta esperada:  “ellas oraban por los judíos.-  Yo había encontrado mi lugar”, comenta simplemente  la Hna Louise-Marie.-
La historia de la Hna Dominique es diferente. – Ella conoció a la congregación siendo alumna del liceo Notre Dame de  Sion en Paris.-  El deseo de responder el llamado a la vida religiosa, conjugadfo con el de la docencia la condujo naturalmente a elegir ingresar (a las Hnas de Sion).-  “Los judíos no eran mi preocupación.-  Nada me predisponía a salir a su encuentro” .-
Durante mas de quince años las dos religiosas serán docentes.-  Hasta que el Concilio trastorna  profundamente su recorrido.- Su congregación  había sido fundada en l843 por Theodore y Alphonse  Ratisbonne, dos hermanos judíos convertidos al catolicismo, para tender una mano a la Iglesia y, (también), una mano al pueblo judío.-  A falta de una opción (“salida”) apostólica  -fuera de ocasionales conversiones-,  la congregación se consagró fundamentalmente a la enseñanza  durante mas de un siglo.- Sin embargo, algunas religiosas llevaban en sí, lo que el Concilio iba a retificar  con la declaración “Nostra Aetate, a saber:  el vínculo espiritual que liga al pueblo del Nuevo Testamento con los descendientes  de Abraham.
“Ellas trabajaron entre bastidores, en el Concilio, para que este texto salga a la luz”, recuerda la Hna. Louise-Marie.-  “La congregación realiza un cambio de dirección, ceder sus colegios para  dedicarse a lo que es la esencia de su vocación”.- 
Como la mayoría de sus hermanas, la na Louise-Marie no conocía nada de la vida y la fe judía.-  Ella asiste a las conferencias  del centro universitario judío, ingresa en la escuela  de la comunidad judía, y reside en Israel en muchas ocasiones.-  En tanto que la Hna.  Dominique es enviada a Israel, donde estudia hebreo.- “ Es ahí donde yo descubrí mi verdadera vocación “ confiesa.- “ He quedado impresionada por el conocimiento que los judíos tiene de la Palabra de Dios.”
Pronto, las dos religiosas se reencuentran en Sidic, Paris,  una  “antena” al servicio internacional de documentación judeo-cristiana, fundada en Roma, por la congregación, para acompañar la aplicación de “Nostra Aetate.-  La Hna Louise-Marie enseña ahí Biblia, iluminada por la Tradición oral del judaísmo.-  La Hna. Dominique dicta cursos en la “Catho” y enseña hebreo en Sidic:  “una voz inmejorable para un acceso directo a la palabra de Dios”.  Los docentes judíos, a quienes convocan rápidamente, pronto  se convierten en amigos.
Despues  de mas de cuarenta años, se esfurzan con constancia,  en descubrir a los cristianos, que la raíz de su fe es judía. “Y esto surge de la verdad de la fe cristian”, dicen ambas.  Hace algunos años, para asegurarse  que esta tarea proseguirá mas alla de su compromiso y porque su congregación no tiene la fuerza suficiente, ellas han transmitido lo esencial de los cursos a las hermanas  Bernardinas, en donde siempre enseñaron.
A pesar de su edad, las dos octogenarias, guardan profundamente anclado en su espíritu, el deseo de “sembrar” el pueblo de Dios, incluso =insisten= la jerarquía de la Iglesia, a quienes no se les ha enseñado la “judeidad” ni el judaísmo de Jesus, y que olvidan que el pueblo judío no es un pueblo como otro cualquiera, sino un pueblo diferente, elegido por Dios para salvación de todos.=


No hay comentarios: