miércoles, 24 de octubre de 2012

COMUNICADO


Quienes deseen participar de la Oración que elevarán jóvenes de diferentes credos y cosmovisiones, en el marco del VII Encuentro por la Paz, Espíritu de Asís, nos encontraremos el próximo miércoles 31 de Octubre a las 18,45 en la Basílica San Francisco, Alsina 380, esq. Defensa, CABA

domingo, 21 de octubre de 2012

Encuentro espíritu de Asís 2012




Este año, la Orden de Frailes Menores (ofm), Padres Franciscanos y la Confraternidad Argentina Judeo Cristiana (CAJC) convocan a todos los jóvenes de distintos credos  y cosmovisiones a dialogar y elevar una oración por la Paz. Se reunirán el próximo miércoles 31 de Octubre, a las 17 en la Basílica de San Francisco -Alsina y Defensa-

Invitamos también a todos los adultos que quieran acompañarlos, apoyándolos en la iniciativa de comenzar un diálogo sincero y profundo entre jóvenes de distintas creencias. Ellos tomarán la luz que durante tanto tiempo tuvimos los adultos.  Apoyemos este encuentro,  porque significa un verdadero compromiso de llegar a la Paz a través de un camino de concordia y entendimiento con el que todos hemos soñado.

Leer más allá del cuento



 
El monje sabe que el hombre es rico cuando se familiariza con la escasez. 
Pero antes entiende que el silencio es la primera piedra del templo de la sabiduría.Cordialmente,Horacio Varela Roca

Para ver nota completa, ingresar en:

 http://elmorador.blogspot.com/

jueves, 18 de octubre de 2012

Articulo


Con la ayuda de Laerte Martínez, van las palabras enviadas en francés por la Hna Marta Bauchwitz,nds,


(Estas) Religiosas trabajan en el diálogo judeo-cristiano desde hace mas de 40 años

Hna. Dominique de la Maisonneuve y Hna Louise-Marie  Niesz – Religiosas de Notre-Dame de Sion

Esta  dos religiosas recibieron, en la tarde del lunes, en el Colegio de las (Hermanas) Bernardinas, en Paris, el premio anual de la “Amistad judeo-cristiana” de Francia.-
Ella dice que tuvo la “suerte” de crecer en Amberes (Bélgica) en un barrio donde habitaba una comunidad judía ultra-ortodoxa.
“Era, un poco, como el barrio Méa Sharim de Jerusalem”, recuerda la Hna Louise-Marie.-  Durante la guerra asiste al arresto de una familia judía.-  La pregunta se torna punzante en ella, desde ese momento.- Y se acrecienta cuando, un Viernes Santo, ella “entiende”, por primera vez que Jesus era judío.- ¿por qué los cristianos no aman al pueblo de Jesus?  El encuentro con las Hermanas de Sion le traerá la respuesta esperada:  “ellas oraban por los judíos.-  Yo había encontrado mi lugar”, comenta simplemente  la Hna Louise-Marie.-
La historia de la Hna Dominique es diferente. – Ella conoció a la congregación siendo alumna del liceo Notre Dame de  Sion en Paris.-  El deseo de responder el llamado a la vida religiosa, conjugadfo con el de la docencia la condujo naturalmente a elegir ingresar (a las Hnas de Sion).-  “Los judíos no eran mi preocupación.-  Nada me predisponía a salir a su encuentro” .-
Durante mas de quince años las dos religiosas serán docentes.-  Hasta que el Concilio trastorna  profundamente su recorrido.- Su congregación  había sido fundada en l843 por Theodore y Alphonse  Ratisbonne, dos hermanos judíos convertidos al catolicismo, para tender una mano a la Iglesia y, (también), una mano al pueblo judío.-  A falta de una opción (“salida”) apostólica  -fuera de ocasionales conversiones-,  la congregación se consagró fundamentalmente a la enseñanza  durante mas de un siglo.- Sin embargo, algunas religiosas llevaban en sí, lo que el Concilio iba a retificar  con la declaración “Nostra Aetate, a saber:  el vínculo espiritual que liga al pueblo del Nuevo Testamento con los descendientes  de Abraham.
“Ellas trabajaron entre bastidores, en el Concilio, para que este texto salga a la luz”, recuerda la Hna. Louise-Marie.-  “La congregación realiza un cambio de dirección, ceder sus colegios para  dedicarse a lo que es la esencia de su vocación”.- 
Como la mayoría de sus hermanas, la na Louise-Marie no conocía nada de la vida y la fe judía.-  Ella asiste a las conferencias  del centro universitario judío, ingresa en la escuela  de la comunidad judía, y reside en Israel en muchas ocasiones.-  En tanto que la Hna.  Dominique es enviada a Israel, donde estudia hebreo.- “ Es ahí donde yo descubrí mi verdadera vocación “ confiesa.- “ He quedado impresionada por el conocimiento que los judíos tiene de la Palabra de Dios.”
Pronto, las dos religiosas se reencuentran en Sidic, Paris,  una  “antena” al servicio internacional de documentación judeo-cristiana, fundada en Roma, por la congregación, para acompañar la aplicación de “Nostra Aetate.-  La Hna Louise-Marie enseña ahí Biblia, iluminada por la Tradición oral del judaísmo.-  La Hna. Dominique dicta cursos en la “Catho” y enseña hebreo en Sidic:  “una voz inmejorable para un acceso directo a la palabra de Dios”.  Los docentes judíos, a quienes convocan rápidamente, pronto  se convierten en amigos.
Despues  de mas de cuarenta años, se esfurzan con constancia,  en descubrir a los cristianos, que la raíz de su fe es judía. “Y esto surge de la verdad de la fe cristian”, dicen ambas.  Hace algunos años, para asegurarse  que esta tarea proseguirá mas alla de su compromiso y porque su congregación no tiene la fuerza suficiente, ellas han transmitido lo esencial de los cursos a las hermanas  Bernardinas, en donde siempre enseñaron.
A pesar de su edad, las dos octogenarias, guardan profundamente anclado en su espíritu, el deseo de “sembrar” el pueblo de Dios, incluso =insisten= la jerarquía de la Iglesia, a quienes no se les ha enseñado la “judeidad” ni el judaísmo de Jesus, y que olvidan que el pueblo judío no es un pueblo como otro cualquiera, sino un pueblo diferente, elegido por Dios para salvación de todos.=


martes, 16 de octubre de 2012

Las Hermanas de Sión fueron premiadas en París.

La CAJC, desde  nuestro querido País, no puede dejar de recordar también en sus oraciones, a la inolvidable Hna Alda, nds y a nuestra queridísima Marta Bauchwitz, residente en París, por todo lo que nos entregaron, cuyo carisma lo continuamos y lo hemos hecho "nuestro". El compromiso con el Pueblo de la Alianza.
 
Reverendo Dick Pruiksma, secretario general del ICCJ | 15.10.2012

PARIS - Dos Hermanas de Sion, Sor Louise-Marie Niesz y Sor Dominique de la Maisonneuve, recibieron el premio anual de la organización miembro del ICCJ francés, el Amitié judeo-Chrétienne de France. La ceremonia se llevó a cabo en la hermosa "Collège des Bernardins" en París. Rev. Florencia Taubmann, Presidente de la AJ-CFmoderó esta ceremonia que fue sin duda el acontecimiento más importante del año. El obispo católico auxiliar de París, dio la bienvenida a las personas que colmaron el auditorio,  lleno de gente magnífica del Collège. En la oportunidad, y en el magnífico edificio que data del año 1150, expresó un emotivo discurso el padre Patrick Desbois, amigo entrañable del ICCJ.

Los representantes de la comunidad judía, entre ellos el Consejo de las Instituciones Conseil des Juives representantes de Francia, elogiaron la tarea de las Hnas de Notre Dame de Sión, Sor Louise-Marie y Sor Dominique, en particular, por todo el trabajo que hicieron para SIDIC, centro de información y documentación.
Y, por supuesto, en estos días, en que se conmemora el inicio del Concilio Vaticano II, hace cincuenta años, se aludió a la contribución de la Congregación de las Hermanas de Sion en el proceso que se realizó en el Vaticano, mencionándose el documento Nostra Aetate, en varias opotunidades.

El final de este evento conmovedor fue el discurso de Sor Louise-Marie y las palabras de Sor Dominique, Ambas nos recordaron el trabajo que todavía tenemos por delante nosotros,  habida cuenta el aumento del antisemitismo en algunos países, y también hicieron mención a que debemos seguir trabajando por esta justa causa. El Consejo Internacional de Cristianos y los Judios de todo corazón se une a las muchas felicitaciones a Sor Louise-Marie y Dominique, y de todas las Hermanas de Sion sin las cuales las relaciones entre judíos y cristianos no hubieran sido lo que son ahora: una verdadera "amitié",(amistad).
 

Concepto sobre EL Perdón, expresados por la Rabina Silvia Chemen en nuestra última charla

 
Tal lo prometido Silvina Chemen nos hace llegar los conceptos que expresara oportunamente, completando de esta manera  el encuentro que tuvieron con el Prof. José luis D'Amico,
"El tratado talmúdico, Yoma (85a-85b), afirma que, en el Judaísmo, un pecado contra Dios, Dios lo perdona el día de la expiación (Iom Hakipurim, conocido actualmente como el Día del Perdón), pero cualquiera que aflige a su prójimo, incluso con palabras, debe paciaguarlo para ser perdonado.
El concepto del perdón es una consecuencia de un trabajo de introspección, revisión y asunción de responsabilidades sobre nuestros actos y palabras. Aquellas transgresiones que produjimos contra Dios, él con su benevolencia, las perdona, el 10 de tishrei, el día décimo desde el comienzo del año. Pero el daño y el sufrimiento que le produjimos al prójimo, Dios no puede intervenir con su misericordia, ya que lo que produjimos debe ser reparado por nosotros mismos. Es el otro, que debe otorgarme el perdón y soy yo el que debo tener la fortaleza espiritual de reconocer el error, pedir el perdón y encontrar caminos de reparación. Y no estamos hablando de un ritual que exculpa sino de una posición ética, cuando asumimos la responsabilidad por el otro.
Moisés y los profetas no se preocuparon por la inmortalidad del alma u otros horizontes místicos, sino por el pobre, la viuda, el huérfano y el extranjero. Cuando nos hacemos cargo de nuestra misión acá en la tierra- comandada por Dios desde sus cielos respecto de nuestro prójimo,
El mal no es un principio místico que se puede borrar por un rito; es una ofensa que el hombre hace al hombre. Nadie, ni siquiera Dios, puede sustituir a la víctima. El mundo donde el perdón es todopoderoso se hace inhumano. (Lecturas talmúdicas, sobre el Perdón, Emmanuel Levinas)
¡Gracias  Silvina y nuestro agradecimiento de siempre!

sábado, 13 de octubre de 2012

La UCA otorgó el Doctorado Honoris Causa al Rabino Abraham Skorka




Buenos Aires (AICA): En el marco del acto académico por los 50 años del Concilio Vaticano II, la Universidad Católica Argentina (UCA) confirió este jueves 11 de octubre el doctorado honoris causa al rabino Abraham Skorka, rector del Seminario Rabínico Latinoamericano. En el auditorio Juan Pablo II, desbordado de representantes de diversos credos y personalidades de la cultura y la política, el arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, cardenal Jorge Mario Bergoglio SJ, entregó el diploma, medalla y placa al referente de la comunidad judía y se confundieron en un abrazo. También disertaron el predicador de la Casa Pontifica, padre Raniero Cantalamessa, quien destacó que el Concilio Vaticano II fue ¨un nuevo Pentecostés¨ e hizo hincapié en la impronta del Espíritu Santo,  el pastor metodista Néstor Míguez, cuyo padre estuvo invitado y el Pbro Víctor Manuel Fernández, Rector de la Alta Casa de Estudios.

Discurso del Rector, Pbro. Dr. Víctor Manuel Fernández, Rector de la Pontificia Universidad Católica Argentina:

El Rabino Abraham Skorka es egresado de la Escuela de Altos Estudios Judaicos (1972), egresado y Ordenado Rabino por el seminario Rabínico Latinoamericano (1973) y Doctor en Ciencias Químicas por la Facultad de Ciencias Exactas, Univ. de Buenos Aires (1979). Luego, en Estados Unidos, se especializó en Derecho de Familia en el Jewish Theological Seminary of America (1984). También es Doctor en Literatura Hebrea por el mismo Seminario.
Es el creador de la Cátedra de Derecho Hebreo en la Universidad de Buenos Aires y en la Universidad del Salvador. Es el Rabino de la comunidad Benei Tikva (1976 a la fecha), es Rector del Seminario Rabínico Latinoamericano y Presidente del Instituto Superior de Estudios Religiosos (ISER). Fue Presidente del Tribunal Arbitral de la AMIA (1996-98), entre otras funciones que ha desempeñado. Por otra parte, fue editor de “Introducción al Derecho Hebreo” y publicó varios libros y múltiples artículos en distintos medios y revistas especializadas internacionales de investigación .
¿Por qué, precisamente en este acto, la Universidad Católica le otorga un doctorado honoris causa a un rabino de la Comunidad judía argentina, doctorado que en la mayoría de los casos se ha otorgado a obispos y cardenales católicos y que hasta ahora sólo se habría conferido a
católicos? Los Estatutos de esta Universidad requieren para otorgar este doctorado es que la persona haya tenido una actuación sobresaliente “en pro del desarrollo de la cultura”.
Este doctorado se justifica entonces no solamente por lo que he mencionado acerca de su curriculum, sino por la hondura y la riqueza de pensamiento que él ha aportado durante muchos años a nuestro país. El rabino Skorka es un hombre de opinión, capaz de detenerse en un reposado y responsable pensamiento acerca de cualquier asunto de la realidad que pueda afectar al ser humano. Y lo hace, sin ocultarlo jamás, desde la hondura y ese humus siempre fecundo que es la tradición judía.
En lo que respecta al diálogo con el judaísmo los cristianos podemos hablar de una “complementación irreductible”. Es irreductible en cuanto a temas teológicos en los que no tenemos coincidencia. Pero es verdadera complementariedad porque tenemos en común el tesoro de la Torah, lo que los cristianos llamamos Antiguo Testamento. Cristianos y judíos recibimos esa Palabra en tradiciones distintas que permiten a esa Palabra revelada desarrollar diversas potencialidades. Por esa razón podemos enriquecernos unos a otros.
El Rabino Skorka es un testigo de esta convicción, con la cual ha sido consecuente toda su vida, con palabras, con gestos, con decisiones.
En mayo de 2006, la Confraternidad Argentina Judeo Cristiana organizó un Simposio sobre la Shoá y sus repercusiones en América Latina. Allí surgió la inquietud de formar un grupo de estudiosos judíos y cristianos que se sentara en una mesa común a estudiar las Escrituras. Nos reuníamos en la Facultad de Teología y estudiamos por casi tres años el capítulo 3 de las Lamentaciones. Debo decir que el rabino Skorka fue quien apoyó de manera más convencida y
constante esta iniciativa, y participaba de las reuniones con sus aportes, pero además con preguntas y planteos que abrían nuevas perspectivas.
Hoy son conocidos sus diálogos televisivos con el Cardenal Bergoglio, donde abordan los temas más variados. Pero en realidad él tiene una constante disposición para estar allí donde se lo convoque a pensar y a debatir para el bien de todos. Lo hace plasmando aquello que decía Juan Pablo II: “Máximo diálogo con máxima identidad”. Lo hace con la capacidad de recoger las
preguntas y desafíos de los demás, reconociendo los valores de los otros, pero sin traicionar jamás sus propias convicciones y las de su Comunidad creyente.
¿Por qué este doctorado honoris causa en medio de esta celebración del Concilio Vaticano II? Porque en el Concilio Vaticano II se abrió una puerta que dio lugar a un creciente acercamiento entre la Iglesia Católica y el Judaísmo. El Vaticano II expresa en la declaración Nostra Aetate:
“Como es tan grande el patrimonio espiritual común a cristianos y judíos, este Concilio fomentar y recomendar el mutuo conocimiento y aprecio entre ellos … Además, consciente del patrimonio común con los judíos … deplora los odios, persecuciones y manifestaciones de antisemitismo de cualquier tiempo y persona contra los judíos” (NA 4).
Todas las grandes celebraciones deberían ir acompañadas por algún gesto significativo. Con la entrega de este doctorado honoris causa queremos expresar que aquello que pedía el Concilio y que han vivido elocuentemente los últimos Papas, ha sido acogido en Argentina, y que las instituciones cristianas podemos acoger la sabiduría presente de un rabino más allá de las diferencias que subsisten. En este comienzo del Año de la Fe que celebramos los católicos, la figura y la palabra del Rabino Skorka es una potente confesión de fe en un Dios personal que actúa en la historia, en ese Dios amante que ha querido dirigirnos la palabra y entrar en comunión con nosotros.
Por otra parte, este doctorado honoris causa nos parece particularmente significativo en Buenos Aires, porque es una de las pocas ciudades del mundo que tiene una población judía tan numerosa, caracterizada por su nivel cultural, su creatividad y su espíritu emprendedor manifestado de tantas maneras. Precisamente, en este doctorado conferido al rabino Abraham Skorka queremos de algún modo reconocer y agradecer los innumerables aportes culturales de la Comunidad judía a nuestro país. Por ello, la entrega de este
reconocimiento expresa también aquella disposición al diálogo con la cultura que nos pedía el Concilio. Manifiesta también, de un modo positivo, nuestro rechazo al horroroso intento de exterminio ocurrido en la Shoá.

viernes, 12 de octubre de 2012

Charla sobre El Perdón


 
En un clima de  gran intensidad se desarrolló nuestro último encuentro, donde cada uno de los presentes sintió la necesidad de expresarse y comentar circunstancias de sus propias vidas. Como expresa la rabina Silvina Chemen, " el amor que circulaba entre nosotros se vio reflejado en lo que le pasó a la gente que se comprometió con lo que estábamos hablando. Nadie hablaba si no desde su propia experiencia de vida" ¡Esperamos las palabras que pronunciaste ese día,  Sil querida.
 
El profesor José Luis D'Amico nos envía lo siguiente, que tanto nos enriquece en el conocimiento mutuo: "El perdón es el contenido central de nuestra fe. Lo confesamos en el Credo y en nuestra oración del Padre nuestro. Cristo nos ha traído el perdón de los pecados. Y no solo desde su Pascua, sino desde vida misma. La vida de Jesús ha sido un testimonio de la Gracia del perdón, cuando comía con pecadores, o perdonaba los pecados a sus hermanos y hermanas.
Lo novedoso del perdón de Jesús es que no exige nada como condición del perdón: el perdón es Gracia.
Pero este perdón no queda "en mi". Sino que se difunde también a quienes nos rodean: perdonamos porque fuimos perdonados. Y si fuimos perdonamos tenemos que perdonar.
Este mandato a compartir la gracia es un proceso, un camino. Es un camino de amor. Porque perdonamos desde el amor y no desde un mandato.
Este camino del perdón lleva a reconocer "al otro" compañero de mi debilidad y de necesidad de perdón.
Y como es un proceso en el que maduramos constantemente, constantemente rezamos "perdona, Señor, como nosotros perdonamos".
¡Gracias José Luis por tu permanente colaboración y amistad profunda!