sábado, 18 de agosto de 2012

Historias para ser contadas

Yossi Harel, el comandante del legendario "Exodus" y una historia desconocida
January 4, 1918 – April 26, 2008
Envío de Helène Gutkowski


SAL EMERGUI
Exodus es un mito en la historia del pueblo judío. Gracias a la valentía y determinación de los que estábamos en el barco, aún bajo el trauma del Holocausto, logramos finalmente llegar a la tierra de Israel. Una hazaña que debemos al legendario oficial Yossi Harel. Que en paz descanse. Son las palabras de Nej Klinger, superviviente del campo de exterminio de Auschwitz y uno de los 655 niños que, en 1947, formaban parte de la tripulación del 'Exodus'.
Harel, de 90 años, falleció el domingo en Tel Aviv (Israel), siendo enterrado en el Kibutz Sdot Yam, al norte del país.
Oficial de Hagana (fuerza militar judía previa a la creación de Israel en 1948), consiguió trasladar a Israel de forma clandestina a 24.000 judíos en cuatro grandes navíos, siendo el 'Exodus' el más recordado.
La historia del 'Exodus' es famosa mundialmente por sus dramáticas peripecias en varios puertos europeos en los que los judíos que transportaba se negaron a bajar, por el duelo que mantuvo con los británicos y también, cómo no, por Paul Newman.
Hollywood llevó a la gran pantalla y con mucho éxito la historia de los inmigrantes judíos de este barco, novelada antes por León Uris. "Aunque mi padre era muy guapo, nunca se quejó del actor elegido para interpretarle", comenta su hija Sharon.
Harel nació en Jerusalén en 1919 y a los 15 años se alistó en las filas de Hagana. David Ben Gurion le nombró responsable de la llegada ilegal de miles de refugiados judíos que habían sobrevivido a la solución final de Hitler y andaban desperdigados por toda Europa.
11 de julio de 1947. Puerto de Marsella. 4.554 judíos, supervivientes del Holocausto, suben a un viejo barco que había sido utilizado por Estados Unidos en la II Guerra Mundial. Bautizado como 'Exodus' y liderado por Harel, viaja a la Palestina bajo mandato británico, el objetivo del sionismo y del pueblo judío que lo considera la tierra prometida. Londres lucha contra la inmigración ilegal judía y el 18 de julio, cuando el barco llega a las costas, abren fuego.
"Los ingleses nos dispararon, matando a tres personas, entre ellos un chaval de 15 años, e hiriendo a decenas. Era un momento crítico. Mi misión era traer a Israel judíos vivos y no cadáveres. Por eso ordené la rendición", explicó Harel, posteriormente. Una decisión que le enfrentó virulentamente al capitán del barco, Ike Aharonovich, contrario a la capitulación. Aharanovich, de 84 años, recordaba con tristeza a Harel: "Yossi era un persona muy valiente, pero estábamos resistiendo heroicamente a los ingleses y yo me oponía a claudicar. Ahora confieso que su decisión fue acertada" . Tras la rendición, los británicos llevaron al 'Exodus' al puerto de Haifa, informándoles de que serían enviados a un campo de detención en Chipre. "Nos engañaron, ya que nos trasladaron a Francia para que bajáramos en el mismo lugar donde el barco zarpó. Pese al hambre y las pésimas condiciones higiénicas y sanitarias, nos negamos. Los británicos no dejaron que nos subieran comida. Harel nos reunió. Sólo nos sacarían del barco en camilla, le dijimos. Cantamos el himno La Tikva (esperanza) y Harel entendió que habíamos vencido", relata Mordejai Rozman, uno de los supervivientes.Desde Francia fueron transportados al puerto de Gibraltar y, de ahí, a Hamburgo (Alemania). Tras obligarles por la fuerza a desembarcar, los británicos les internaron en dos campos. "El mundo se dio cuenta del terrible drama. Los judíos que habíamos sobrevivido a los campos de exterminio nazis éramos devueltos a campos en la misma Alemania", relata Rozman. Harel consiguió su objetivo y la mayoría de los judíos del 'Exodus' llegaron a su destino en pequeños grupos. Ben Gurion -ya como primer ministro- le encomendó la llegada de dos barcos más.Posteriormente, Harel desempeñó importantes cargos en los servicios de Inteligencia israelíes, con varios casos de espionaje en su currículum. Tras retirarse, se graduó en filosofía griega y arquitectura. Pero su mujer Julie, a quien conoció en 1948 en un viaje clandestino a Los Angeles, y sus tres hijos coinciden en que siempre fue y será el oficial del Exodus, la cara real del Paul Newman en la ficción.
"En 60 años de historia de Israel, pocos han podido alcanzar la leyenda de Harel. Se ha ido, quizá, el último mohicano que posibilitó la creación de este país". Con estas palabras le despide el escritor Yoram Kaniuk.

No hay comentarios: