miércoles, 15 de agosto de 2012

CARTA PASTORAL SOBRE LA DIVERSIDAD RELIGIOSA


En los últimos años nuestro país ha avanzado significativamente en la ampliación de derechos en áreas donde la discriminación  involucraba a personas de diversos sectores sociales y culturales. Como Iglesia Metodista valoramos y respetamos estos avances cuando éstos, aun más allá de nuestras concepciones,  mejoran la calidad de la vida y acrecientan el respeto y la dignidad de las personas. 

Asimismo, apreciamos que la libertad de culto y la tolerancia religiosa se hayan ido extendiendo en nuestro país, lo que ha permitido que las iglesias evangélicas y entre ellas la nuestra se hayan integrado a esta nación de una manera más plena.

Como Metodistas creemos que tenemos que seguir trabajando para afianzar la democracia, el derecho y la responsabilidad ciudadana. En ese sentido abogamos para que en el campo religioso se supriman definitivamente las desigualdades entre las Iglesias. Este reclamo lo hacemos con convicción ecuménica y respeto hacia todos aquellos que no piensan y viven como nosotros.   La valoración de nuestra propia convicción religiosa no puede ser un obstáculo para todos aquellos que conciben su fe de distinta manera. Las dolorosas experiencias de intolerancia que registra la historia deben servir hoy como alerta para desarrollar un denodado esfuerzo por la defensa y afianzamiento de la convivencia en una comunidad plural.

Desafiamos y nos desafiamos a bregar por estos derechos en la convicción de que hay aun un largo camino a recorrer para lograr la igualdad religiosa para toda la ciudadanía. Esto nos llama a participar como ciudadanos argentinos en aquellos espacios educativos y sociales, a fin de que toda la comunidad tome conciencia de esta realidad. Tenemos una responsabilidad personal y comunitaria.  No dudamos que muchos hombres y mujeres de buena voluntad están dispuestos a sumarse y acompañar la construcción de una democracia más plena e inclusiva.

 El Apóstol Pablo nos invita, como lo hace en su epístola a la comunidad de Gálatas, a trabajar por la verdadera libertad:

 Cristo nos dio libertad para que seamos libres. Por lo tanto, manténganse ustedes firmes en esa libertad y no se sometan otra vez al yugo de la esclavitud.” (5: 1).    

Pastor Frank de Nully Brown
Obispo Metodista

No hay comentarios: