miércoles, 25 de abril de 2012

Actividad en el Colegio Esquiú


El lunes 23 de abril se llevó a cabo la Mesa Redonda programada por nuestra institución en el Colegio Fray Mamerto Esquiú.
La juventud estuvo representada por los jóvenes de los dos cursos de 5 año.
Demostraron un enorme interés y entusiasmo, que se advirtió a través de las preguntas que oportunamente requirieron de los disertantes.
Todo nuestro agradecimiento a cada uno de quienes participaron de este encuentro, desde que el mismo no hubiese sido posible sin la participación de  los líderes religiosos.
Es esta una de las actividades que deseamos proyectar en diversos colegios que nos reciban .
¡Fue una verdadera fiesta la realización de este encuentro de la juventud , deseosa de conocer sobre las distintas religiones y abrirse al hermano diferente!.
Transcribimos las palabras recibidas de la Directora General del colegio, que resumen los objetivos logrados:

"Estimada Martha:
En nombre del Colegio ESQUIU, y del personal somos nosotros los agradecidos a Dios, en primer lugar,por la oportunidad que nos brinda de tenerlos en casa y a cada uno de los participantes porque nos iluminan con su fe, nuestro andar.

Sabernos constructores de un mundo de comprensión llena el alma.
Y a la Confraternidad Argentina Judeo Cristiana, nuestras felicitaciones por tanto esfuerzo, entrega y ejemplo.
Cordialmente,

Irene Ros
Directora General
COLEGIO ESQUIÚ"

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gustaron mucho todas las exposiciones y es una experiencia muy enriquecedora. Se nota que los representantes de las distintas religiones sabían mucho y respondieron las preguntas de manera muy informativa. Nos hace saltar de la comodidad para saber un poco mas y le vendría muy bien la charla a tantas personas. Nos enseña a no cerrarnos en nuestras creencias y a ser personas mas respetuosas y abiertas con el otro. Espero que estas charlas se extiendan en otros colegios.
Un abrazo grande.
Andrés - alumno de 5° año
Colegio Esquiú

Anónimo dijo...

Gracias a todos por lo compartido. Más allá de todo lo dicho, el gesto de estar todos juntos, dialogando, compartiendo, es un signo que habla por sí mismo. Cuando se achican las distancias y se comparte sin violencia, más allá de las diferencias, sabemos que Dios está presente. Él nos acerca. Nuevamente, muchas gracias.


Tomás - catequista de 5° año