sábado, 11 de febrero de 2012

Nos siguen llegando mensajes y hemos elegido uno de ellos, el testimonio profundo vivido por un joven periodista, que no deja de recordar al P. Hernán


Hace ya unos cuatro años me tocó vivir sin duda uno de los momento más tristes de mi vida. Corría febrero de 2008 cuando una enfermedad terminal y despiadada abatía a mi padre y, en su dolor, a toda mi familia.
La gran generosidad, entrega y acompañamiento del Padre Hernán Pérez Etchepare, nos acompañó en nuestro intenso dolor. Hernán se acercó a nosotros, sufrió con nosotros y vivió la partida de mi padre con nosotros.
Recuerdo una charla en la Capilla de la clínica Mater Dei en la que Hernán nos hizo ver a mi hermano y a mí la necesidad de “liberar” a mi Padre de tanto dolor y de que ese era el momento de dejar que se haga la voluntad del Señor. A partir de ese día comencé a vivir la enfermedad de mi Padre de forma diferente, distinta. El sufrimiento se convirtió en entendimiento y comprensión.
La enfermedad siguió su curso y un mes después mi Padre partió a la casa del Señor. Haber podido vivir esos momentos junto a las palabras de Hernán nos ayudó hacer nuestro duelo con más paz y tranquilidad.
Una vez más, Gracias Hernán.

Fernando Gorza
Buenos Aires, 11 de febrero de 2012

1 comentario:

mensajes claro dijo...

Hola liz.

Lo unico que puedo decir es que muchas veces las cosas suelen pasar por algo , Recuerda los mejores recuerdos de tu padre y sigue pa lante , Que tengas un buen dia

Saludos