lunes, 30 de enero de 2012

La tristeza nos invade a todos


Queridos amigos de rutas y caminos,

Querido Hernán,

Hoy es un día triste para todos, triste y doloroso. Has partido tan silenciosamente al encuentro con el Padre, como silencioso fue tu ingreso a nuestra institución, a la que te entregaste por entero, como a todo lo que hacías. Esa entrega íntegra, sin mezquindades, alegre, transparente, vital, emprendedora, comprometida, como eras tu.
Que nuestra cercanía llegue a tu mamá, a quien recordaste hasta último momento,a Marcela, a Andrea, a Geraldina, a tus hermanos y hermanas de la Familia Paulina, a quienes nos vinculaste sin retaceos, con tu mano siempre abierta y tu corazón rebosante de las riquezas con que el Señor te prodigara; a los Padres y hermanos Franciscanos, que te fueron siempre tan cercanos.
Creemos que, desde el diálogo Judeo Cristiano e interreligioso, el mejor homenaje que podemos brindarte es la lectura para los amigos que dejaste, de algunos mensajes de la gran cantidad que hemos recibido. Amigos que supiste cosechar con esa personalidad tan querible que hacías que todos te abrazaran y hoy te lloren tanto.
Pero en primer término, deseamos que todos conozcan tu último poema, poco antes de tu partida, que nos llega al alma y te acercaba lentamente hacia los brazos de Jesús de quien te enamoraste tanto!

No hay comentarios: