martes, 13 de diciembre de 2011

Esperando Jánuka


Jánuka conmemora la victoria de la resistencia judía ante el ocupante griego que había profanado el Segundo Templo.
Según la Torá (Lev 24, 2-4) una lámpara perpetua debe brillar en el santuario, alimentada por el aceite del olivo virgen.


Leamos y reflexionemos lo escrito por la Rabina Karina Finkilsztein en su profundo y bello mensaje:
"Comienza la luna de Kislev
Tiempo en el que la luz se multiplica,
Tiempo de milagros y bendiciones;
Tiempo de re inaugurar la casa, el santuario.
Tiempo de candelabros que nos invitan a encender la llama oculta y sentir la tibieza en nuestras manos.
Comprometernos a transformar el milagro en obras diarias que traigan luz, a las oscuridades cotidianas".

Rabina Karina Finkielsztein

No hay comentarios: