miércoles, 30 de noviembre de 2011

Tiempo de Adviento- Preparación a la Navidad


Desde Paris, nuestra querida amiga, la Hna Marta Bauchwitz, nds
nos envía unas líneas preparadas por una de las "Hermanas de Notre
Dame de Sión", para aquellos que deseen profundizar el Adviento a través del evangelio de San Marcos.
Es una manera de preparar el camino hacia el Nacimiento de Jesús y que nuestros hermanos judíos conozcan que podemos meditar cristianos durante este tiempo de preparación a la Navidad.


LA BUENA NOTICIA de JESUCRISTO según S. MARCOS
“Comienzo de la buena noticia de Jesús, Mesías, Hijo de Dios” - Marcos 1,1

El Evangelio de Marcos nos es propuesto en este Adviento de 2011, año B del leccionario dominical. Según los estudios exegéticos actuales, los manuscritos de este Evangelio conservados hasta hoy, datarían de los años 65 . Sólo el final – Marcos 20,9-20 serían posteriores y de la misma época que la redacción de los evangelios de Lucas y Mateo, hacia los años 80.

1. Estructura del Evangelio de Marcos

Según Jean Radermakers, SJ, la catequesis propuesta por el redactor último de este Evangelio, tiene como base los ecos aportados por un cierto Marcos, las palabras de Simón-Pedro, apóstol de Cristo Jesús en Roma. Ese redactor formó un conjunto en siete etapas que conducían a los catecúmenos a reconocer en Jesús el Hijo de Dios, a partir de la proclamación del “kerigma”, anuncio de su muerte y resurrección.

Esas etapas son para nosotros hoy un camino privilegiado para el anuncio de la Buena Noticia de Jesús, Cristo y Señor, a principios del siglo XXI.


He aquí los temas:
1.- De Juan Bautista a Jesús el Hijo bien amado (1,1-13)
2.- Acercamiento del Reino, venida de Jesús (1,14 a 3,6)
3.- Misterio del Reino – Jesús y los suyos (3,7 a 6,6)
4.- Extensión del Reino – Jesús, pan para todos – misión de Jesús y sus discípulos (6,7 a 8,30)
5.- El camino de Jesús – entrar en el Reino (8,31 a 10,31)
6.- Juicio en Jerusalén – el Reino de David (10,32 a 13,37)
7.- Revelación del Hijo del hombre y del Hijo de Dios (14,1 a 15,41)
Desenlace: de la muerte a la resurrección, anuncio del mundo (14,42 a 16,20)

Estas etapas se reparten alrededor de una doble afirmación: Jesús reconocido como Cristo – es decir el Mesías de las Promesas bíblicas – 1,1 a 8,26 et Jesús proclamado como el Hijo de Dios – anuncio típicamente cristiano, como cumplimiento, asombroso (nunca antes oído) de la revelación bíblica – 9,14 a 16,20.

Los versículos 8,17 a 9,13 son un eje central – con el Evangelio de la Transfiguración precedido del primer anuncio de la Pasión: el episodio de la Transfiguración es, de hecho, el corazón de este Evangelio y signo de la Resurrección. Efectivamente, la primera redacción de este Evangelio, hacia el año 65 terminaba en el versículo 16,8 “Ellas salieron huyendo del sepulcro llenas de temor y asombro, y no dijeron nada a nadie por el miedo que tenían.”

Veinte años después, el final del Evangelio 20,9 – 20, muestra que la meditación de la comunidad cristiana había integrado el anuncio del ángel. Este final expresa la fe en la resurrección por los testimonios de los episodios donde Jesús resucitado “se deja ver” a los diversos grupos de discípulos que él envía la mundo antes de subir a la gloria del Padre.


2. Algunos puntos esenciales del Evangelio según san Marcos

“Comienzo”, ê arche, a la vez “cabeza” y “mandamiento”. Eso puede dar una resonancia más profunda a la Buena Noticia de Jesús desde la primera palabra del Evangelio según san marcos: Jesús es Palabra, encarnada, cuya autoridad es única.
“Buena Noticia” euangelion: este término griego tiene su referencia en el Primer Testamento en Isaías, especialmente en Isaías 40,9 “buenas noticias a Sión”.
En la antigüedad, tanto en griego como en latín, se empleaba para anunciar una victoria o el nacimiento del hijo de un emperador. Efectivamente, la Buena Noticia de Jesucristo es victoria – y victoria definitiva sobre la muerte, al mismo tiempo que anuncio de la venida, nacimiento, en el mundo del Hijo de Dios.
El redactor el Evangelio de Marcos emplea el término para hablar tanto de la victoria de Jesús, Hijo de Dios encarnado, como para manifestar nuestra inserción en Dios.

“Después de…” (o sus sinónimos) euthus en griego. Esta expresión se encuentra 48 veces a lo largo de los dieciséis capítulos de este Evangelio. Tiene un importante simbolismo.
Expresa la acción de Jesús como Cristo, Hijo de Dios, en medio de lahumanidad herida por el “mal”. Ese “Mal” personificado por “Satán”, en hebreo “adversario”, “acusador”, “obstáculo" y en griego “diabolon”, “el diablo”. El ser humano que se deja tentar por el diablo, elige hacer su voluntad propia en vez de responder al proyecto que Dios tiene para él.
“Pecado / pecador” el término empleado en griego amartia tiene la misma raíz que el verbo que significa “equivocarse (de camino), errar”. Es por eso que Jesús habla a la multitud como un pastor que recoge con su palabra a los ovejas dispersas del rebaño de Dios (6,34).
“Resurrección” el término privilegiado para decir resurrección egeirô, en griego, significa “despertar, levantarse”.

Conclusión

Ese redactor parece haber “innovado” el género literario “Evangelio”. Pablo, antes que él, habla del Evangelio pero en referencia a la Persona misma de Jesús y no a un libro. En latín, se habla de “Testamentum” (Testamento) es decir de un mensaje que se transmite. Así, colocando juntos “un escrito y un viviente” se expresa el testimonio de la vida concreta de Jesús resucitado.
No nos referimos al Evangelio sin buscar a vivir de él y a transmitir el mensaje de la persona de Jesús resucitado.
Hablar sólo de Jesús, es hacer referencia a la Historia, al Jesús histórico.
Anunciar a Jesucristo es dar un paso en la fe que se enraíza en la espera judía del Mesías, el ungido – el Cristo O Christos, en griego, Massiah, en hebreo. Los cristianos son los discípulos de Cristo. Cf Hechos 11,26 “tous mathêtas Christianous”.
Reconocer a Jesús como Cristo y Señor es el fundamento de la fe cristiana, el paso “de un a otro Testamento”.
¿No es a ello que, desde hace veinte siglos la Iglesia nos convida como testigos “Vayan por todo el mundo y proclamen la buena noticia a toda criatura” (Marcos 16,15)?

No hay comentarios: