miércoles, 24 de agosto de 2011

La CAJC adhiere a lo expresado por el CALIR el 23 de agosto

Consejo Argentino para la Libertad Religiosa
(CALIR)
Presidente
Dr. Juan Navarro Floria y HCD

Nuestra institución adhiere a los conceptos vertidos en el comunicado del CALIR del 23 de agosto del corriente año, por el deplorable atentado perpetrado en la Ciudad de Paraná (Entre Ríos) y del que fuera objeto el monumento a La Biblia.
El vandálico episodio se suma a otros hechos similares ocurridos en nuestra República que no hacen otra cosa que contribuir con violencia a la libertad personal de cada ser humano de expresar libremente su culto y que necesariamente debe imperar en un estado democrático, Republicano y Federal, como el nuestro, establecido en nuestra Carta Magna.
Pareciera que la barbarie ha desafiado de tal manera a la humanidad que la conduce a un enfrentamiento sin pausa y a la anulación de toda comprensión recíproca frente a problemas que nos afectan.
Seguiremos oponiéndonos a todo hecho que generen actos cuya concurrencia, traten de impedir el logro de la Paz y la armonía universal.
Lo saludamos cordialmente,

Martha de Antueno
Presidenta
María Grandoli de Hrubisko
Secretaria Ejecutiva y CD


1. El pasado 23 de julio, en una plaza pública de la ciudad de Paraná (Entre Ríos) fue inaugurado un “Monumento a la Biblia”, con inscripciones en hebreo, griego y castellano. La decisión de erigirlo fue tomada por las autoridades con el consenso de distintas iglesias, cuyas autoridades estuvieron presentes.

2. La Biblia es el libro sagrado para judíos y para cristianos de todas las denominaciones. Es para ellos la Palabra revelada de Dios. En la Biblia están contenidos los principios y las bases de nuestra cultura y civilización, y ella ha sido y es fuente de inspiración, de consuelo y de devoción para millones de hombres y mujeres a lo largo de generaciones. Sobre ella han jurado nuestros gobernantes desde los inicios de la Nación.

3. A los pocos días de inaugurado el monumento, manos anónimas y cobardes lo atacaron y estropearon con pintura negra, pintando también la leyenda “Basta de símbolos religiosos en espacios públicos”. Este acto vandálico se inscribe por lo tanto en una campaña tendiente a suprimir la presencia pública de la religión, y a imponer el laicismo como pensamiento único.

4. El Consejo Argentino para la Libertad Religiosa (CALIR) repudia firmemente este acto de intolerancia y de agresión hacia los sentimientos religiosos de la enorme mayoría del pueblo argentino, que como tal agravia a todos los creyentes, tengan o no a la Biblia como libro sagrado.

5. La libertad religiosa, garantizada por la Constitución y por los tratados internacionales de derechos humanos, incluye la libertad para que cada persona de escoger voluntariamente si profesará o no alguna religión y cual será ésta sin coerción alguna, pero supone también, la posibilidad de que las creencias religiosas sean expresadas públicamente. El monumento erigido en Paraná, que tiene antecedentes en muchos lugares del mundo, no es más que un símbolo que testimonia el respeto y la valoración por la Biblia de millones de argentinos, que han sido injusta y cobardemente agredidos.

Buenos Aires, 23 de agosto de 2011

Juan G. Navarro Floria, Presidente
Raúl Scialabba, Vicepresidente
Horacio Bermúdez, Secretario

No hay comentarios: