miércoles, 6 de abril de 2011

Pesaj Sameaj!!!!


La Matzá: el pan de la libertad


Rabino Lic. Daniel Kripper
Templo de Libertad

De todos los símbolos de la festividad de Pesaj la matzá o el pan ázimo sobresale sin duda como el elemento característico, ligado a la historia y a la esencia misma de la celebración.
En la noche del Seder evocamos el recuerdo del primer bocado que ingerimos como pueblo libre y dueño de su destino, que, a pesar de representar “el pan de la pobreza”, es de imaginar que poseía un gusto único, encantador.
Tal vez por esta razón se convirtió la matzá en un símbolo tan paradigmático en medio de la abundancia culinaria del Seder,con su variados y exquisitos platos. La matzá ilustra el eterno mensaje que la libertad no se confunde con lo grandilocuente y pomposo, sino que se pone de manifiesto en la dimensión de lo simple y esencial.
Es sabido que nuestros sabios y rabinos introdujeron al diseñar el Seder algunas costumbres tomadas del banquete romano, como inclinarse al recitar ciertas partes, o el comer verduras como aperitivo, justamente para ilustrar el motivo de libertad en nuestras vidas.
Sin embargo ni la comida más sofisticada o las costumbres de mesa refinadas de los más acomodados son considerados como el signo típico del Seder.
No sea que confundamos la libertad con la riqueza y la prosperidad material.
Es un dato innegable de la realidad que la fortuna amplía el espectro de posibilidades del libre albedrío de las personas,así como la pobreza lo limita, y lo restringe.
La Torá de Moises no pregona la pobreza como ideal, mas por otra parte, y como elocuentemente lo enseña el relato de la Hagadá, la libertad en su sentido profundo,
está en lo interior de nuestro ser, en nuestro espíritu.
En el plano simbólico de la Fiesta ello se expresa a través de un pan sencillo,
chato, casi sin gusto, que se denomina “matzá”.
¿Y qué nos dice la matzá?
La libertad como valor fundamental no pertenece sólo a un núcleo cerrado de privilegiados.
La matzá declara a viva voz que el reino de la libertad está abierto para todo el mundo.
Y este mensaje cundió a lo largo de los milenios, desde los tiempos más antiguos, y continúa resonando hasta el dia de hoy como mensaje de esperanza para pueblos y naciones que aspiran a una vida de dignidad y emancipación verdadera.

No hay comentarios: