sábado, 30 de abril de 2011

Reflexión del Padre Tony Fidalgo, CSsR sobre el mensaje Pascual


Queridos/as, muy buena semana santa, días para escuchar y para ver, para discernir cómo escuchar y cómo y qué ver, desde el misterio de Jesucristo en el misterio de nuestras vidas y de toda esta nuestra historia.

Hace unos días estuve compartiendo un encuentro de la Conferencia de religiosas/os de América Latina y el Caribe (CLAR) en Haití, aún laten en mi corazón las imágenes, los sonidos, los olores; aún resuenan en mí los testimonios abriéndose paso entres sentimientos de alegría e indignación; allí una vez más aprendí a escuchar y a ver a Dios donde la vida clama, a seguir al Dios de la vida donde esta reclama vida y vida en abundancia; allí puede saborear el caminar fraterno y sororal que nos permite ahondar las cosas que nos pasan para que no nos pasen cosas sin que las podamos asumir y así redimir.


Desde esta situación me animo a entrar en esta semana santa porque «cuando todavía está oscuro» (Jn 20, 1) nos podemos adentrar a buscar entre escombros e ignominias una luz de vida y de esperanza. Sí, los signos de estos días nos invitan a celebrar, aun cuando mucha realidad sigue siendo amenazante y amenazadora; aun cuando los sueños de vida en dignidad sigan pareciendo terrible irrealidad; aun cuando la oscuridad y la ambigüedad de la historia no nos dejen «todavía comprender las Escrituras» (Jn 20, 8) en su real alcance de promesa realizada y siempre por realizar.

Nuestra vida y ministerio, nos enfrentan a diario con la honorable posibilidad de darnos a la vida en fe y así poder decir, con humildad y audacia a la vez: «¡Ha resucitado de entre los muertos!» y saber que la Vida nueva «va por delante» abriéndonos camino desde lo que parecía no contar, no dar nada bueno (Cf. Jn 7,41), sí, «allí lo veremos» (Mt 28, 7).


Entonces, dejémonos penetrar por el misterio de nuestras vidas personales, familiares, comunitarias y sociales para dejar emerger lo que nos duele, los que nos hiere y esclaviza y allí animémonos a ver que siempre hay otra posibilidad de realizar esta nuestra historia de manera altamente diferente; que donde pensábamos que nada podría dar lugar a nada bueno, allí justo allí, sí veremos la gran novedad, esa de poder hacer con la fuerza inefable del Dios de la vida nuevas todas las cosas, desde las simples y sencillas de cada día hasta las más complejas y enmarañadas.

¡Feliz vida en camino pascual!
En abrazo de banquete sentido, festivo
y también dolido,
con los hermanos y hermanas de Haití
y de todos los rincones de este nuestro mundo
que parecen que no cuentan
y que nada bueno de allí se ha de esperar
para seguir celebrando la promesa
de dignidad y libertad…

Un gran abrazo, cariños y bendiciones,
Buenos Aires 2011 - P. Tony CSsR.

¡Felices Pascuas!

Feriados, conejos, huevos, góndolas llenas de chocolate… ¿Será que solamente esto es la Pascua? Con alegría puedo afirmar que no.

La Fiesta de la Pascua es la celebración de que Dios, en medio del sufrimiento, en medio del agobio y la miseria, hace nacer la esperanza y la vida. Cuando en los días de Semana Santa festejemos Pascua con nuestras tradiciones y costumbres propias no debiéramos olvidar que ante todo festejamos que hay oportunidades, que hay esperanza, que hay vida porque Dios no abandonó ni se cansó de este mundo. Todo lo contrario, afirma una y otra vez la vida plena, abundante y digna para todas y todos.


Luego de la muerte en la cruz de Jesús hubo una gran oscuridad, una larga noche. Aquellos que siguieron a Jesús en vida pensaron y sintieron que todo había terminado. El dolor y la incomprensión eran demasiado grandes. ¿Cómo alguien que lo dio todo por demás, que amó sin condiciones, pudo morir así, tan cruelmente? Pero Dios irrumpe en la historia. Algo sucede contra todas las expectativas. Algo que nadie esperaba pasa. Cuando los discípulos llegan al sepulcro no encuentran el cadáver que esperaban, sino una tumba vacía, donde ya no hay nadie. El poder de Dios se manifestó de una manera increíble, que aún hoy, tanto tiempo después, nos hace estremecer. Esa tumba vacía luego de la cruz que fue la señal de la derrota, es ahora el símbolo de la victoria sobre el pecado y la muerte, la resignación, sobre el sinsentido. Es la victoria de la esperanza, del amor, de la vida plena, de la solidaridad, de la alegría.


Hoy día nosotros, dos mil años después, podemos decir que porque Cristo resucitó, porque triunfó la alegría, el movimiento y la fuerza de la esperanza, es que vale la pena vivir la vida, que vale la pena comprometerse y que vale la pena seguir luchando por un mundo mucho mejor para todas y todos.


Pastora Sonia Skupch

miércoles, 6 de abril de 2011

Pesaj Sameaj!!!!


La Matzá: el pan de la libertad


Rabino Lic. Daniel Kripper
Templo de Libertad

De todos los símbolos de la festividad de Pesaj la matzá o el pan ázimo sobresale sin duda como el elemento característico, ligado a la historia y a la esencia misma de la celebración.
En la noche del Seder evocamos el recuerdo del primer bocado que ingerimos como pueblo libre y dueño de su destino, que, a pesar de representar “el pan de la pobreza”, es de imaginar que poseía un gusto único, encantador.
Tal vez por esta razón se convirtió la matzá en un símbolo tan paradigmático en medio de la abundancia culinaria del Seder,con su variados y exquisitos platos. La matzá ilustra el eterno mensaje que la libertad no se confunde con lo grandilocuente y pomposo, sino que se pone de manifiesto en la dimensión de lo simple y esencial.
Es sabido que nuestros sabios y rabinos introdujeron al diseñar el Seder algunas costumbres tomadas del banquete romano, como inclinarse al recitar ciertas partes, o el comer verduras como aperitivo, justamente para ilustrar el motivo de libertad en nuestras vidas.
Sin embargo ni la comida más sofisticada o las costumbres de mesa refinadas de los más acomodados son considerados como el signo típico del Seder.
No sea que confundamos la libertad con la riqueza y la prosperidad material.
Es un dato innegable de la realidad que la fortuna amplía el espectro de posibilidades del libre albedrío de las personas,así como la pobreza lo limita, y lo restringe.
La Torá de Moises no pregona la pobreza como ideal, mas por otra parte, y como elocuentemente lo enseña el relato de la Hagadá, la libertad en su sentido profundo,
está en lo interior de nuestro ser, en nuestro espíritu.
En el plano simbólico de la Fiesta ello se expresa a través de un pan sencillo,
chato, casi sin gusto, que se denomina “matzá”.
¿Y qué nos dice la matzá?
La libertad como valor fundamental no pertenece sólo a un núcleo cerrado de privilegiados.
La matzá declara a viva voz que el reino de la libertad está abierto para todo el mundo.
Y este mensaje cundió a lo largo de los milenios, desde los tiempos más antiguos, y continúa resonando hasta el dia de hoy como mensaje de esperanza para pueblos y naciones que aspiran a una vida de dignidad y emancipación verdadera.

martes, 5 de abril de 2011

PESAJ

Una mirada desde el Judaísmo

Acerca de las 4 preguntas

Tú me preguntas, hijo mío, por qué es diferente esta noche de todas las noches.
Por qué todas las noches comemos jametz y matza, y esta noche solamente matzá.
Por qué todas las noches comemos verduras diversas, y esta noche solamente maror.
Por qué mojamos los alimentos dos veces.
Por qué comemos reclinados.

Yo te agradezco, hijo mío. Te agradezco por preguntar. Porque si me preguntas, no puedo olvidar; si indagas no puedo permanecer callado. Hijo mío, por tu voz inocente habla nuestra conciencia.
Tu voz me conduce a la verdad.
¿Por qué es diferente esta noche de todas las noches, hijo mío?
Porque esta noche recordamos. Recordamos a los que fueron esclavos en Egipto,
aquellos sobre cuyas espaldas restallaba el látigo del faraón.
Recordamos el hambre, el cansancio, el sudor, la sangre, las lágrimas.
Recordamos el desamparo de los oprimidos frente a la arrogancia de los poderosos.
Recordamos con alivio: es el pasado.
Recordamos con tristeza: es el presente.
Todavía existen faraones. Todavía existen esclavos.
No seas como el ingenuo, que ignora los dramas del mundo.
No seas como el perverso, que los conoce, pero no hace nada para modificar la situación.
Pregunta, hijo mío, pregunta todo lo que quieras saber:
la duda es el camino hacia el conocimiento.
Pero cuando llegues a sabio, procura emplear tu sabiduría en beneficio de los demás.
Repártela, como hoy repartimos nuestra matzá (pan ázimo).
Sigue el consejo de nuestros sabios y recuerda la salida de Egipto no sólo en la noche de Pesaj sino en todos los días de tu vida.

Fuente "Un seder para nuestros días" de Moacyr Scliar
Lic. Daniel Levín

viernes, 1 de abril de 2011

Líderes Judíos y Católicos reunidos en Jerusalem

Jerusalén, (29 al 31 de marzo), 1 Abril. (AICA)


La Comisión Bilateral de las delegaciones del Gran Rabinato de Israel y de la Comisión de la Santa Sede para las Relaciones Religiosas con los Judíos, celebró en Jerusalén, del 29 al 31 de marzo, su décima reunión para discutir los retos de la fe y de la guía religiosa en la sociedad secular.

La reunión fue presidida por el rabino jefe Shear Yashuv Cohen, y por el cardenal argentino Jorge María Mejía, archivero y bibliotecario emérito de la Santa Iglesia Romana.

Al final de la reunión, la Comisión emitió un comunicado en el que se afirma que en el mundo actual, "además de sus muchos avances, como los rápidos progresos tecnológicos, se registra también un consumismo desenfrenado y una ideología nihilista centrada exageradamente en el individuo a expensas de la comunidad y el bienestar colectivo, que han dado lugar a una crisis moral. Junto con los beneficios de la emancipación, el siglo pasado ha sido testigo de una violencia y una barbarie sin precedentes. Nuestro mundo moderno se halla sustancialmente desprovisto de un sentido de pertenencia, sentido y propósito".

"La descripción bíblica de Moisés se presenta como un paradigma del liderazgo religioso que, a través de su encuentro con Dios, responde a la llamada divina con una fe total, amando a su pueblo, proclamando sin miedo la palabra de Dios, promoviendo la libertad y el coraje, y con una autoridad que procede de obedecer a Dios siempre y sin condiciones, escuchando a todos, y dispuesto al diálogo".

Al final, la Comisión Bilateral expresa "la esperanza de que las cuestiones pendientes en las negociaciones entre la Santa Sede y el Estado de Israel se resuelvan pronto, y los acuerdos bilaterales se ratifiquen prontamente en beneficio de ambas comunidades".

Por su parte, la delegación católica "aprovechó la oportunidad para reiterar la enseñanza histórica de la declaración "Nostra aetate" del Concilio Vaticano II sobre la Alianza Divina con el pueblo judío", y "recordó la oración por la paz de Benedicto XVI cuando recibió a la delegación bilateral en Roma el 12 de marzo de 2009".