domingo, 6 de marzo de 2011

Camino cuaresmal

Celebrar la vida tiene quizás mucho de Carnaval, momentos de júbilo y de exteriorizar esa arista de la vida donde todos por igual se hacen a la exterioridad para darse sin más a la alegría que hace de esta vida un lugar simpático de transitar, siendo el goce uno de sus mejores condimentos. Pero claro que no es esa la única cara de la vida y necesitamos no sólo de la alegría y la exterioridad sino también de la sabiduría y de la profundidad y, en este sentido, celebrar la vida es también hacerse camino hacia el interior de la vida (turismo interior diría Mafalda), camino que pide silencio y no esconderse detrás de las máscaras para justamente ver el rostro de quiénes somos y podemos llegar a ser sin enloquecer ni desvanecer la vida, reconociendo, además de sus alegrías, sus dolores y agudos clamores…

Por eso, ¡que haya carnaval y camino cuaresmal!,
Dos caras de nuestra querida y amada realidad….
Ambas con sus colores y clamores…
Cuaresma, un camino para navegar en las redes de la vida reinstalando vínculos nuevos de comunión…
Cuaresma, una oportunidad para no cancelar y seguir dando los pasos necesarios para adentrarse en el misterio más profundo de lo que somos y podemos llegar a ser si nos dejamos ganar por la hondura y no nos perdemos en la superficie de las cosas y de la vida misma…
Cuaresma, un momento importante para darse cuenta que la vida no está en buscar puestos sino en andar con lo puesto y seguir la apuesta por darlo todo dándose todo/a a todos y a todas…
Cuaresma, días para vivirlos en el compromiso por un mundo mejor, haciendo mejor la historia de nuestro mundo, una historia que sabemos que si no se regenera se degenera a diario…
Cuaresma, nos instala en dirección a la Pascua, nos invita a hacernos al camino siempre nuevo y siempre el mismo, de oración y conversión, camino de diálogo profundo desde la vida con el Dios de la Vida, vuelta a la inspiración regeneradora y resucitadora del Dios de la Vida…
Cuaresma, nos abre un mundo de posibilidades desde la meditación de la Palabra de vida hasta los gestos de mayor cercanía con los que sufren, los alejados, los necesitados, sabiendo que en ese movimiento se van fraguando nuestras frágiles vasijas de barro, desde nuestra fragilidad anunciando la fuerza del amor que sostiene y salva en la vida hecha comunión de amor y de servicio…
Cuaresma, nos sugiere dejarnos ganar por un amor mayor desde la mayor entrega conservando la mirada atenta a los clamores de la vida que hoy como nunca se alzan por doquier entre voces dolidas y a veces confusas, queriendo dar lugar a una historia donde no sea tan cruel el andar como humanidad…
Iniciemos este camino hacia la luz nueva de los hijos e hijas de Dios,
que renacidos desde el bautismo nos encaminemos regenerados/as en el diario caminar,
por sendas de comunión y de servicio fraterno y liberador…
para que haya Pascua de Vida nueva,
allí donde la verdad de la dignidad se hace canto y fiesta de vida,
para todos y todas, en cada hogar y en toda situación,
brille la luz de la vida que no tiene fin…
que Así Sea. Muy buen camino cuaresmal…

P. Tony Fidalgo CSsR
Bs As 2011

No hay comentarios: