viernes, 17 de diciembre de 2010

Nuestro recuerdo agradecido a la Hna Alda, nds


Hay veces que los sentimientos se entrecruzan y es difícil escribir algunas palabras cuando la emoción aflora, posiblemente demasiado, al referirnos a una persona que ha sido luz en nuestro camino y a quien hemos amado y admirado. El 12 de diciembre, día de la Virgen de Guadalupe, el Señor vino a buscar a nuestra querida hermana Alda, nds.

Ella nos dejó el carisma de su congregación porque lo vivió intensamente. Fue luz y guía para muchos de nosotros y nos acercó a judíos y cristianos, enseñándonos a amarnos, a trabajar juntos, a unirnos en el amor del Padre y cumplir el mandato bíblico. Fue quién nos recordó que el Pueblo del Nuevo Testamento está espiritualmente unido con la raza de Abraham. Fue quien nos enseñó el respeto hacia el otro tal como es, fue quien nos inició en el diálogo entre unos y otros, aclarándonos que si éste es verdadero solo puede darse entre un judío consciente de la herencia de sus padres y un cristiano firme en la fe en Jesucristo.

¡Que difícil es escribir sobre Alda y que fácil recordarla! Varios de nosotros, que tuvimos el privilegio de ser "sus hijos espirituales", tendríamos mucho que contar, que compartir. ..desde la sencillez de su palabra, porque ella fue así, sencilla, alegre, serena y de una fortaleza tan intensa, que muchas veces no supimos advertir.

Supo conducirnos sin presionarnos, con esa mirada tan suya que jamás censuraba, con sus ojos, húmedos a veces, que nos mostraba el camino a seguir; con su inmensa ternura y alegría de madre.

Para nosotros, los cristianos, hago mías las palabras del P. Aldo Ranieri, odb "......nosotros sabemos el significado de la palabra Resurrección. Resurrección como realización del encuentro deseado con la persona amada que nos espera en el amor de Dios para recomponer la unidad construida sobre la tierra....".
Para nuestros hermanos judíos: "...que su memoria sea bendecida"

Martha de Antueno

No hay comentarios: