miércoles, 12 de mayo de 2010

FESTIVIDADES JUDÍAS Y CRISTIANAS QUE SE APROXIMAN

Como todos los años hacemos llegar nuestras reflexiones
sobre dos fiestas importantes para nuestras comunidades
Shavuot -fiesta de peregrinación judía-. Debido a la relación entre Pésaj y Shavuot , la tradición oral dice que Shavuot "clausura" Pésaj, como si fuera su culminación.
Pentecostés - conmemoración festiva de la venida del Espíritu Santo-, prometida por Jesús- que se celebra a los cincuenta días después de Pascua.


SHAVUOT



En el judaísmo se prevalece la acción por sobre la fe, ya que la adhesión a las leyes de la Torá –Pensateuco-, nos llevan indefectiblemente a la fe.

Shavuot es la festividad que celebra la Entrega de la Torá, ZMAN MATAN TORATEINU, en hebreo.

Enlazando Pesaj –Pascuas- y Shavuot –Pentecostés-, aprendemos que el valor de la libertad depende de lo que hagamos con ella; que debe nutrirse del bien, de la justicia y de la ley. “La libertad tiene sentido cuando la ejercitamos para construir el mundo, la sociedad y el hombre".

La relación existente entre Pesaj y Shavuot nos indica que ser libres implica, fundamentalmente, poder elegir. Como hombres poseedores del libre albedrío, disponemos de la Torá –Pentateuco-como guía, enseñanza, orientación e inspiración en cada uno de los momentos de nuestra vida.

En el monte Sinai se inició la entrega de la Torá. La recepción no concluye nunca, continúa en cada generación, ya que ës árbol de vida para los que se acercan a Ella".

Shavuot, que significa "semanas", es la segunda festividad de peregrinación dentro de nuestro calendario hebreo. Era costumbre que se acercaran al Templo de Jerusalem y entregaran sus primeros frutos en agradecimiento al Todopoderoso.

También denominada Jag Hakatzir [la fiesta de la conclusión de la siega]; y Jag Habikurim, [fiesta de la ofrenda de los primeros frutos en el Beit Hamikdash, el gran Templo en Jerusalem]


Sus principales costumbres son:

Comer lacteos [La Torá –Pentateuco- es como la leche que nutre; Israel es la tierra que mana leche y miel].

Decoración con flores y frutos [canastas que entregaban nuestros antepasados y el monte Sinai se vestía todo de verde]

Lectura de Meguilat –Relato de Ruth [relato que coincide con la época de la siega. En el texto se describen situaciones vinculares, y en especial, el lugar de Ruth, que adoptará luego el judaísmo. Se dice que generaciones después procederá de ella, el rey David, quien fuera Rey de Israel, y quien además, nació y murió en Shavuot]

Tikún leil Shavuot: Así se denomina la noche de estudio de Torá, dándole vigor al enriquecimiento espiritual y preparándose para recepcionar sus enseñanzas.

En la primera mañana de Shavuot (pues son dos días) se acostumbra escuchar la lectura de los Diez Mandamientos del libro del Exodo.

Daniel Levin
Vicepresidente 2º de la CAJC




PENTECOSTES



“Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar.
De pronto, vino del cielo un ruido, semejante a una fuerte ráfaga de viento, que resonó en toda la casa donde se encontraban. Entonces vieron aparecer unas lenguas como de fuego, que descendieron por separado sobre cada uno de ellos. (Hech 2, 1-3)


Pentecostés

Es una conmemoración festiva de la venida del Espíritu Santo, prometido por Jesús, celebrada a los cincuenta días después de Pascua. Recuerda el misterio que relata el Libro de los Hechos de los apóstoles, de cómo, luego de la ascensión del Señor, los apóstoles tuvieron una honda experiencia del Espíritu Santo en sus vidas. De esa experiencia nació la Iglesia.

Bíblicamente se la relaciona con la festividad judía de Shavuot, aunque tengan ambas fiestas diferencias de contenido.

Los judíos celebraban Jag Hashavuot "fiesta de las Semanas" a los cincuenta días de Pésaj.

Se la denominaba así; pero sobre todo se la describía como fiesta de las tiendas o de las cosechas. Era jornada de agradecimiento por las cosechas:

“Celebren la fiesta de las Semanas, de los primeros frutos de la cosecha de trigo, y de la cosecha de fin del año”. (Ex 34,22)

“En la fiesta de los primeros frutos, cuando ofrecen al Señor los cereales de la nueva cosecha, es decir, en la fiesta de las Semanas, tendrán también una reunión santa. Ese día no harán ninguna clase de trabajo”. (Num 28,26)


Es la segunda fiesta en importancia del calendario litúrgico. Se presentó como fiesta ordenada por el mismo Dios

“Y harán fiesta delante del Señor su Dios, en el lugar que él haya escogido como residencia de su nombre, junto con sus hijos y sus esclavos, y con los levitas, extranjeros, huérfanos y viudas que habiten en su población”. (Deut 16,11)

Pero, después, se convirtió en jornada conmemorativa de la entrega de la Torá en el Monte Sinaí. En este sentido la vivió Jesús y continuó celebrándose en los ámbitos judíos durante siglos.
Sin embargo, entre los cristianos pronto se conmemoró como la Fiesta de la venida del Espíritu Santo y se abandonó el sentido judaico.
Probablemente se celebró en la Iglesia desde tiempos apostólicos

“Se hizo así porque Pablo, para no retrasarse mucho en Asia, no quiso ir a Éfeso; pues quería llegar pronto a Jerusalén y, de ser posible, estar allí el día de Pentecostés”(Hech 20,16)

Sólo consta como festividad cristiana a partir del siglo II. Luego la Iglesia la solemnizó con una liturgia especial por tratarse de la Tercera Persona de la Santísima Trinidad.

María Grandoli de Hrubisko
Secretaria Ejecutiva de la CAJC

No hay comentarios: