lunes, 18 de enero de 2010

Histórica Visita de Benedicto XVI a la Sinagoga de Roma


La Confraternidad Argentina Judeo Cristiana, desea participar con alegría y esperanza, la visita de SS Benedicto XVI, ayer domingo 17 de enero a la Gran Sinagoga de Roma, entendiendo que fue sin duda un hecho altamente significativo. Recibido por el presidente de la Comunidad Romana, Riccardo Pacifici, por el presidente de las Comunidades Judías de Italia, Renzo Gattegna, y por el Gran Rabino, Riccardo Di Segni, el Pontífice depositó una ofrenda floral ante las lápidas que recuerdan dos de los momentos más oscuros de la Comunidad Judía Romana: la que conmemora la deportación de 1.022 judíos, realizada el 16 de octubre de 1943, y el atentado terrorista del 9 de octubre de 1982 al Templo, durante el cual murió un niño de dos años, Stefano Taché, y otras 37 personas resultaron heridas.

Al hacer uso de la palabra, recordó el horror de la Shoa y auguró una mayor colaboración entre judíos y cristianos, unidos por el Decálogo y comprometidos en dar testimonio del único Dios e instando a despertar en la sociedad el anhelo de la trascendencia. Sobrevivientes del martirio, presentes en el Templo se conmovieron visiblemente, cuando el Pontífice recorrió una de las más grandes tragedias de la historia de la humanidad.- El Papa Benedicto XVI pidió de manera especial, “que se curen para siempre” las heridas provocadas “por todo aquello que ha podido favorecer de cualquier modo las heridas del antisemitismo y del antijudaísmo”.

Especialmente, se refirió a la declaración sobre la Shoa del 16 de marzo de 1998 y a la oración de Juan Pablo II ante el Muro de los Lamentos, durante su visita en marzo de 2000, manifestando su dolor por “el comportamiento de cuantos, a lo largo de la historia”, han hecho sufrir al Pueblo Judío.- El Papa expresó que el siglo XX fué, “una época verdaderamente trágica para la humanidad: guerras sangrientas que sembraron destrucción, muerte y dolor ; ideologías terribles que tuvieron su raíz en la idolatría del hombre, de la raza, del Estado, y que han llevaron una vez más al hermano, a matar al hermano”.

FUTURO DEL DIÁLOGO ENTRE JUDÍOS Y CRISTIANOS

Benedicto XVI, afirmó que su visita debe ser entendida, como una confirmación del camino emprendido con la Declaración Nostra Aetate, del Concilio Vaticano II.-
Afirmó que la Declaración Nostra Aetate “ representa para los católicos un punto firme al que referirse constantemente en la actitud y en las relaciones con el Pueblo Judío, marcando una nueva y significativa etapa”.


Este acontecimiento, añadió, “dio un decisivo impulso al compromiso de recorrer un camino irrevocable de diálogo, de fraternidad y de amistad”. Seguidamente añadió : “También yo, en estos años de Pontificado, he querido mostrar mi cercanía y mi afecto hacia el pueblo de la Alianza” , señalando que la visita realizada sirva “para hacer más firmes los vínculos que nos unen y continuar recorriendo el camino de la reconciliación y de la fraternidad”.

No hay comentarios: